Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Gran debilidad

Nuevos descensos se suman al goteo precedente, dejando un mercado sumamente postrado, que se ignora cómo y cuándo pueda reaccionar medianamente.En la sesión del martes se acentuó fuertemente la baja y las otras sólo han servido para taponar el agujero, ya que ni siquiera ha habido el lógico reajuste técnico de los cambios. El índice general capitalino vuelve a acercarse peligrosamente a la mínima del año, que fue el día 14 de abril, y bastantes títulos, entre ellos muchos punteros, han cerrado la tanda por debajo de sus respectivas mínimas, sin que se intuya que se vaya a producir reacción, dado el clima político de los últimos días.

La contratación sigue a niveles exiguos y basta una retirada de papel para que suban los cambios, lo cual no deja de ser una exageración para un mercado que tiene pretensiones. Por otro lado, tampoco consuela que las otras Bolsas extranjeras también vayan bastante mal.

En el saldo intrasemanal sólo dos grupos, monopolios e inversión, registran variaciones positivas en los índices parciales. En el primer caso, gracias a Telefónica. Los demás corros, todos a la baja, siendo las Más notables las de los valores químicos, eléctricas y bancos.

Prosigue, pues, el pesimismo y el pequeño ahorro sigue totalmente alejado de cualquier tentación de acudir a la Bolsa, donde ha recibido tantos hachazos en los últimos tiempos.

Al cierre, conocidos ya los primeros sucesos del País Vasco, la situación bursátil, aunque equilibrada, quedaba más proclive al deterioro, a pesar de la transmisión dinástica y otros ingredientes positivos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de mayo de 1977