Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La emigración, marginada de las elecciones

En los últimos días, y por diferentes conductos, fuentes de la Administración española están facilitando noticias en las que se da la impresión de que el problema del voto de los emigrantes se encuentra en vías de solución. Distintas organizaciones de españoles en el extranjero niegan, sin embargo, la veracidad de tales afirmaciones, y ponen de manifiesto que la complejidad de los trámites a seguir y la escasa información facilitada por los consulados hacen poco menos que imposible el voto de una mayoría de emigrantes.

Desde ayer está abierto el plazo para la solicitud del voto por correo en las próximas elecciones generales, que se cerrará cinco días antes de la celebración de los comicios, es decir, el 10 de junio. Este procedimiento afecta a los emigrantes españoles en el extranjero, quienes deberán solicitar de lasjuntas electerales de zona el certificado de inscripción en el censo y, posteriormente -con la documentación recibida de la Junta-, enviar por correo certificado el sobre con sus votos a la mesa electoral que corresponda-al lugar donde esté censado.Según fuentes competentes, que cita la agencia Europa Press, se estima que existen actualmente tres millones y medio de españoles expatriados, «cifra que, sin embargo -dice Europa Press-, no es equivalente a la de votantes, ya que para ser elector es preciso figurar inscrito en el, censo. Desde el 1 de enero a finales de marzo de este año, se calcula que tres cuartos de millón de españoles del exterior han solicitado ser inscritos en el censo».

Fuentes próximas a las organizaciones políticas españolas que actúan en los medios de la emigración consideran que dichos datos falsean la realidad sobre lá participación de dichas personas en laselecciones espanolas, al mismo tiempo que consideran completamente exageradas las cifras sobre emigrantes que han solicitado la inscripción, en el censo. La comisión de emigración del Partido Comunista de España (PCE)_, por ejemplo, asegura que, como máximo, estarán censados un 15 %de los emigrantes españoles en Europa.

De acuerdo con las mencionadas fuentes de organizaciones políticas (PCE, PSOE y otras fuerzas de carácter democrático), la información ofrecida al conjunto de los emigrantes en Europa por sus respectivas autoridades consulares ha sido muy escasa y a veces inexistente; otro tanto han hecho los centros españoles para emigrantes.

Como consecuencia de ello, ,buena parte no ha podido enterarse siquiera de las operaciones preelectorales que era necesario efectuar. La mayor parte de los consulado~no han dado facilidades especiales para realizar estas operaciones en días no laborables, a lo que hay que sumar el hecho de que, excepto en Bélgica, Suiza y una zona de Francia (París), la población emigrante vive muy dispersa.

Los porcentajes de inscripciones en el censo más elevados se han producido, como era de esperar, allí donde la población está másconcentrada. Fuentes de las organizaciones de emigrantes calculan hasta un 30% en Bélgica -Bruselas y Lieja-; un 10% en París; un 25% en Alemania Federal, y apenas existen datos de otros países, aunque en Su Iza se cree que la cifra estará en torno al 15%. En París, por ejemplo, se han censado unas 15.000 personas, y la emigración española-sobrepasa las 140.000.Las mismas fuentes refutan completamente recientes'afirmaciones de la Dirección General de Asuntos Consulares de España, para la cual habían votado unos 500.000 residentes españoles en el extranjero en el último referéndum. «Si votaron 50.000, ya sería mucho», aseguran, de acuerdo con estimaciones efectuadas por las organizaciones de emigrantes, en base a datos de los consulados de sus demarcaciones. 'Por otra parte, fuentes de la emigración indican que algunos cónsules han intentado hacer lo posible en sus demarcaciones, pero la mayoría alegan que no tienen in-strucciones precisas ni medios para facilitar las operaciones preelectorales.

Nota de las organizaciones

Precisamente ayer, el comité federal de Suiza del PC E rerriltió una nota a la prensa en la que, tras destacar que la ley electoral española no se refiere para nada a la emigración, hay un párrafo que comienza así: «Cuando algún elector prevea que en la fecha de la votación no se hallará en el lugar en que le corresponda ejercer su derecho de sufragio, podrá emitir su voto por correo, previa solicitud a la junta de zona...» Y comentan:«Pues bien, ese algún elector más de 78.000 españoles mz de 21 años en Suiza. Somos n un millón en Europa, que es contribuyendo con noveci millones de dólares anuales mesas a mitigar el déficit de lanza comercial española.»

Por su parte, la ejecutiva federación-del PSOE en la blica Federal de Alemania a que «se viene intentando, d forma cuidadosamente estu desde hace algunos meses, impresión de que la Admir ción consular está dando rea t.e los pasos necesarios y cum do con los requisitos formak cisos para que el español em i pudiese emitir eficazmente si En realidad no se ha tratad que de salvar las aparienci agrega: «El Gobierno ha d trado que son sólo las divisas emigrados las que le interesa las necesidades y derechos q mo ciudadanos.del Estado es puedan tener los mismos. »

Entre,las peticiones que se repiten con más frecuencia en los diferentes comunicados figuran una ampliación del plazo para formalizar la inscripción en el censo; que los emigrantes puedan recibir en sus domicilios los certiflicados de inscripción en el mismo, ahorran do trámites complejos y pérdidas de tiempo y que los consulados y la prensa yradio de la emigración faciliten información sobre las

candidaturas

En estos momentos no existe información segura sobre las posibles tendencias de voto de los emigrantes españoles en Europa. Exixten núclñeos organizados en torno al PSOE y al PCE, así como otros de orientación cristiana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de abril de 1977

Más información

  • En su mayor parte, los españoles en el extranjero no están censados