Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La planificicación territorial de Aragón sigue paralizada

La planificación territorial en Aragón se encuentra paralizada desde que las diputaciones de las tres provincias pidieron al ministro de la Vivienda, Francisco Lozano Vicente, que no se desplazara a Teruel para dar paso, con su presencia, a las primeras acciones para la puesta en práctica del real decreto de 18 de junio pasado por el cual se establecían las bases que habrían de regir el Plan Director Territorial para la ordenación de Aragón. Desde entonces, el Ministerio de la Vivienda ha considerado el tema de la planificación en Aragón como materia en suspenso, y por ese motivo ha sido retenida la inversión de unos cien millones de pesetas prevista para la iniciación de los estudios del plan director.

Este tema es el que ha motivado la celebración en el día de ayer de una mesa redonda en el Casino Mercantil de Zaragoza, a la que han asistido unas quinientas personas, convocada por el Colegio Oficial de Arquitectos de Aragón y Rioja. Al acto asistieron también como ponentes los líderes regionales de la Federación Social Demócrata, Federación Popular Democrática, Izquierda Democrática, Partido Carlista, Partido Socialista de Aragón, Partido Comunista de España y Movimiento Comunista.

En la mesa redonda se puso de manifiesto el abandono por parte de las diputaciones provinciales de la puesta en marcha, por ellas mismas, del plan territorial aragonés. A juicio de los reunidos, las diputaciones están legalmente capacitadas para realizar planes territoriales a nivel provincial. Frente al argumento esgrimido por las corporaciones provinciales aragonesas en el sentido de cierta imposibilida por no existir todavía la ocasión legal de coordinación de objetivos y tareas entre provincias vecinas, los arquitectos y los líderes políticos que encabezaban la mesa redonda señalaron que en todo momento las diputaciones habrían tenido oportunidad de llegar, por sí solas, a un acuerdo sobre los alcances de planes, territoriales emprendidos a un tiempo, en cada una de las tres provincias que componen la región aragonesa, si hubieran querido obrar así.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de febrero de 1977