Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Merecido homenaje

La Federación Española de Fútbol ha distinguido a un directivo del Atlético de Madrid, con la más preciada de sus recompensas. Al menos por esta vez el galardonado ha hecho méritos sobrados para que su labor sea reconocida a nivel nacional. Don Ramón Arroyo conde de Cheles, ha recibido, en sencillo y entrañable homenaje, la insignia de oro y brillantes del fútbol nacional que hasta ahora no poseía ningún directivo de club.El conde de Cheles ha sido durante muchos años el hombre sencillo y sin falsos paternalismos que ha servido de enlace amistoso entre su club y los de otras provincias. Don Ramón, al frente del equipo,ha ejercido la importante misión de suavizar tensiones que en esto del balompié son más que frecuentes.

Don Ramón, que ha sido Monchín para los amigos que tiene en toda España, fue atlético siempre y la historia del club la buena y la mala, la ha sufrido en sus carnes. Muchos de los que hoy son sus compañeros de junta han tenido que aprender de él los entresijos del mundo futbolístico Y todos cuantos se sientan junto a él en el palco presidencial son aígo así como alevines a su lado.

El conde de Cheles protagonista constante del fair play, no ha podido tener el homenaje que la Federación deseaba,porque se encuentra enfermo. Probablemente Calderón no podrá alinearle el próximo domingo. Ahora que él está concentrado, se notará su ausencia en los viajes. El conde de Cheles ha sido el máximo goleador de la bondad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de noviembre de 1976