Cartas al director
i

Sobre Umbral

Soy asiduo lector del diario EL PAIS y, como es lógico, leo con todo detenimiento el Diario de un snob. Hoy observo que alude a mi «indignación contra los periodistas » que aventuran la tesis de que el finalista del premio Planeta glosa la vida de José Antonio Girón.El pasado domingo día 17, publicado en ABC, leí una entrevista firmada por Pilar Trenas en la que se sostenía la tesis a la que hago referencia, al principio de esta carta. La llamé por teléfono y la pregunté si era exacto cuanto se decía en la misma, contestándome que eso se lo había manifestado el finalista del Premio Planeta.

Seguidamente hablé con José Manuel Lara, le expliqué la entrevista publicada en ABC y me contestó que era falso que el argumento de la novela pudiese ser identificado con la biografía de José Antonio Girón y para mayor testimonio me entregó las galeradas de la novela, que estoy leyendo.

En estos últimos meses y después de la muerte de nuestro Caudillo se están cumpliendo casi con exactitud, los objetivos del Partido Comunista Español acordados en el VIII Congreso que se celebró en 1972 en Bucarest: entre otros, figuraban la petición de amnistía, disolución inmediata de la Brigada Político-Social; disolución de los cuerpos de la Guardia Civil y Policía Armada; destitución de todos aquellos generales, almirantes, jefes, oficiales y suboficiales de los tres Ejércitos que hayan colaborado con el régimen de Franco; disolución de las Cortes, Consejo de Estado, Secretaría General del Movimiento (está en trance de desaparecer el Consejo Nacional); todas las instituciones políticas, legislativas, ejecutivas y administrativas; procesamiento de quienes participaron en- los Gobiernos de Franco. etc... y sobre todo, el sistemático desprestigio y aniquilamiento de sus grandes personalidades políticas; negociar con los distintos partidos de la oposición, porque el primer objetivo que se propone el Partido Comunista es convertir a España en un Estado liberal transitoriamente para después establecer la dictadura comunista (léase democracia popular), así como fomentar las huelgas de todo tipo y quebrantar la economía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 23 de octubre de 1976.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50