Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sin reacción democristiana ante la escisión de UDE

La escisión de Unión Democrática Española y la permanencia de su líder más significado, hasta el momento, Federico Silva, en la alianza de personalidades derechistas, no ha despertado reacción en los medios democristianos de la oposición democrática.José María Gil Robles (hijo) y Fernando Alvarez de Miranda, se mostraron ayer especialmente discretos a la hora de analizar la significación del hecho, aduciendo que no les parecía oportuno analizar cuestiones internas de otras formaciones políticas.

En la medida en que la escisión pueda suponer una reafirmación de la línea democristiana -manifestó el señor Alvarez de Miranda- puede contribuir a la unión de los grupos de esta tendencia, pero pienso que un grupo que se constituye, en este momento, con muchas personalidades instaladas en el poder no es aceptable desde nuestras posiciones.

Por su parte, el señor Gil Robles manifestó a EL PAIS que no juzgaba como significativa la marcha de Federico Silva de UDE. «No es un problema de personas -afirmó-, es un problema ideológico».

En último término pudo detectarse una coincidencia a la hora de interpretar que la ausencia de Federico Silva no supondrá de inmediato -ni previsiblemente a corto plazo- un acercamiento entre el grupo y las corrientes democristianas de oposición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de octubre de 1976