Un helicóptero

de la empresa «Helicsa», dedicado a la fumigación de unas plantaciones de tomates en la zona sur de la isla de Gran Canaria, hizo explosión en el aire, al rozar sus patines con el tendido eléctrico, cuando pasaba cerca de los terrenos sobre los que trabajaba.El aparato se precipitó a tierra envuelto en llamas y pereció en el acto su piloto y único ocupante. El fallecido es Miguel Gámez Ordóñez, de 32 años, natural de Ecija y domiciliado en Las Palmas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 24 de septiembre de 1976.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50