Baloncesto

Fulgurante comienzo del Estudiantes

José Ramón Ramos, nuevo etrenador del Estudiantes, es hombre feliz con su equipo. El debut no ha podido ser más prometedor, empezar con la conquista de un trofeo, y si esta consecución se ha llevado a cabo tras sendas victorias ante el Juventud primero, y el Barcelona después, el triunfo tiene más relieve. Ese es el logro de los estudiantiles en el torneo celebrado en Palma de Mallorca.

Había interés en empezar a sopesar las posibilidades de los del Ramiro y, sobre todo, cómo encajaría en el ensamblaje del conjunto el nuevo americano Ed Gregg y la labor desde el banquillo del propio José Ramón.El éxito ha redundado esta presentación lejos de su vociferante ambiente. En Palma, el equipo respondió bien, sin producirse grandes destellos. Todos rayaron a un nivel aceptable y cada uno contó con su oportunidad de intervenir en el juego, así el entrenador pudo ver en acción todo el material humano con que cuenta para afrontar el campeonato.

Pero dentro de la buena tónica de todo el equipo, y quizá porque fuera el polo de atracción, de quien más datos se poseen es del hombre alto. Gregg consiguió 16 puntos contra el Juventud y 26 frente al Barcelona. El cómputo global de rebotes en los dos encuentros fue de 30 y, lo que es también ímportante, se le vio con ganas de jugar, de luchar, de correr y de defender los colores de su equipo. Datos muy significativos y que hacen concebir grandes esperanzas a los responsables del club y a la exigente afición del Ramiro, a los que Gregg parece decidido a hacerles olvidar cuanto antes a Randy Meister.

En el encuentro ante el Juventud, en la segunda mitad, la desventaja en el,marcador era de 23 puntos. Ramos ensayó su primera estrategia de la temporada y ordenó pressing' a sus jugadores. Del resultado de la táctica y de cómo respondieron los jugadores da una idea elocuente el marcador, que sufrió un vuelco tan vertiginoso que al final del partido se llegó con el tanteo de 85-83 para los madrileños.

La final se disputó al Barcelona. Los azulgranas con todas sus «torres» -incluido Carmichael, que al parecer está. problemático que cambie de aires- cayeron ante un Estudiantes que al final les superaría por 19 puntos. Lo del Barcelona empieza a, parecer que será lo de siempre: Derroche de millones en fichajes y luego los resultados no corresponden al nombre de sus jugadores. Algo pasa.

Y ahora, el Real Madrid

Como la racha de torneos de baloncesto parece que se ha «picado>y un tanto con los de fútbol, el Estudiantes acude ahora a participar al de Valladolid. El sábado, en semifinales, les ha correspondido en suerte el equipo de Monsalve, que contará con el factor público a su favor y que será difícil de batir en su ambiente. Caso de pasar este primer escollo, el domingo en la final se las habrán 'de ver con el vencedor de la otra semifinal entre Real Madrid y Basconia, que presumiblemente deben ganar los blancos.

Es el último de los grandes de nuestro baloncesto que le quedan a los estudiantiles por batir en esta pretemporada. Que lo pueden lograr, tampoco sería la pimera vez si lo hicieran. Gregg, Gonzalo y Beltrán, los tres pilares del Estudiantes actual, son capaces de ello, pero aunque eso se produjera habrá que seguir trabajando sin descanso porque luego, en la Liga, todo es distinto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 24 de septiembre de 1976.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50