Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Mientras Plaza sea presidente, el Barcelona no será campeón"

«Mientras Plaza sea presidente, el Barcelona no volverá a ser campeón». El árbitro madrileño Antonio Camacho, que ha tenido que abandonar forzosamente el arbitraje, ha arremetido en el diario barcelonés Dicen contra el actual presidente del Colegio Nacional de Arbitros. Camacho, además, reta a su colega a un careo con las cámaras de televisión por delante.

Antonio Camacho se descolgó ayer con unas sorprendentes y explosivas declaraciones contra José Plaza, presidente del Colegio Nacional de Arbitros. El nombre de Camacho no entra en los sorteos arbitrales desde hace unos meses, a raíz de una supuesta denuncia de su compañero Medina Iglesias. Posteriormente Camacho se ha movido en terrenos judiciales, pero tanto Plaza como Medina Iglesias han negado cualquier implicación en sus declaraciones al juez.El turbio affaire fue desvelado por la revista Don Balón el pasado mes de marzo. «Cayó Camacho. Medina Iglesias firmó la denuncia». Estos fueron los titulares explosivos de la revista. La noticia cayó como una bomba. Plaza consideraba el asunto como interno del Colegio de Arbitros y no querían darle publicidad. Pero el hecho es que la noticia se filtró al exterior, y se relacionó con que Camacho no arbitraba desde hacía bastante tiempo.

La carta de denuncia de Medina Iglesias existe. Medina arbitró un Burgos-Barcelona en 1973. Meses después, en la Ciudad Condal, un directivo azulgrana le preguntó si Camacho le había entregado aquella cantidad de dinero en que habían quedado. Medina Iglesias, extrañado, llamó a Camacho unos días más tarde, y como no le convencieron las explicaciones de su compañero, dirigió la carta-denuncia al Colegio de Arbitros.

Esa carta, aunque sólo fuese a título de curiosidad es un documento muy codiciado en estos momentos. Pero Plaza no quiere hacerla pública.

Tras la caída de Camacho siguieron las gestiones federativas ante otras supuestas irregularidades arbitrales. Poco después cayeron dos colegiados más en Primera División: Rigo y López Samper. Algunos representantes de la Federación Española mantuvieron conversaciones secretas con gerentes y presidentes de clubs, y pidieron a título confidencial que les confirmaran sus sospechas. Ni Rigo ni López Samper han vuelto a arbitrar. La Federación detuvo en ese punto sus investigaciones, sin querer profundizar en una supuesta mafia arbitral con cabecillas, intermediarios y colaboradores. Se llegó a decir que había tarifas de 250.000 y 500.000 pesetas por partido ganado, y que las entregas de dinero se realizaban de forma pintoresca, por ejemplo, en cajas de cigarros vacías de tabaco, y llenas de billetes de mil.

La noticia de ayer mismo es que Camacho se lanza ahora al ataque. No hay prueba alguna judicial contra él, y como la sospecha no pueden ser confirmadas, el colegiado considera que no se puede ni debe marginarle del arbitraje. Camacho no se limita a defenderse, sino que ataca, y lanza una frase explosiva contra José Plaza: «Mientras el presidente del Colegio esté en su puesto, el Barcelona no ganará una Liga». Sigue atacando Camacho y dice: «Quiero un careo público con Plaza, si es que se atreve. Todas sus acciones son una venganza personal suya, por no haber accedido yo al plante de árbitros que propuso cuando castigaron a Guruceta». Respecto a su floreciente situación económica, con un piso en Madrid, un chalé en Alicante y un coche «Mercedes» de su propiedad, el árbitro argumenta que «todo lo he comprado a plazos con el sudor de mi frente en el ejercicio de mi profesión y no en el arbitraje».

Camacho ataca. Plaza debe defenderse. ¿Cuál será la respuesta del presidente de los árbitros.»

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de septiembre de 1976

Más información

  • Camacho no se resigna