Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Vuelta ciclista a España

Ongenae se impuso a Santisteban al sprint en Palencia

Quizá para compensar el retraso con que se llegó el domingo a Logroño, a Palencia, en cambio, se arribó con adelanto. El viento de espaldas favoreció enormemente a los corredores en una etapa casi totalmente llana, y sólo la escapada de Santisteban y Ongenae animó la jornada. El santanderino, que tiró como en él es habitual, intentó sin conseguirlo dejar al belga antes de la meta. Con mucha desconfianza mutua y el ataque final del gran pelotón, sólo escasos segundos les separaron a ambos de ser cazados. Mientas tanto, sin haberse recibido aún el resultado del contraanálisis del control que dio positivo a Jacques, éste continúa de líder. La situación es ambigua y absurda una vez más.

El belga Ongenae, que en Logroño levantó el brazo al creer que había superado a Karstens, no desperdició la ocasión ayer en Palencia. La escapada buena de la etapa se produjo tras la meta volante de Burgos, kilómetro 113 dé los 209 totales. El corredor de Flandria venció en la línea y Santisteban, que también quiso puntuar, saltó con él. Aunque la especialidad del santanderino es la soledad, tiró como siempre a la vista de la oportunidad. El viento soplaba muy fuerte de espaldas, y pronto los dos hombres cogieron más del minuto de ventaja. Exactamente 1,15 a los 123, que subirían a 2,04, diez kilómetros después. En el pelotón, según observamos, sólo se relevaban en cabeza hombres del Raleigh, especialmente Pronk, y del Frisol. La etapa, a fin de cuentas, era ideal para una llegada al sprint que les favorecía. La diferencia favorable para los escapados superó los tres minutos, 3,17 en el kilómetro 152 y los cuatro, en el 181, ya sólo a 28 de la meta. Fue curioso que en ese momento llegara a, la altura de la pareja el coche auxiliar del Raleigh. Vendría a observar las fuerzas de los escapados para ver si merecía la pena tirar atrás. Y sí mereció, porque las diferentes características de los dos hombres iban a hacerles bajar el ritmo. Santisteban estaba cansado de tirar y trataba en los últimos kilómetros de dejar a su compañero. Era su única oportunidad de ganar la etapa, pues al sprint no podría hacerlo nunca. Intentó hasta dos veces que le vimos, a falta de, 20 y de 15 kilómetros para Palencia, demarrar pero Ongenae, en un marcaje de ciclismo en pista, mirando siempre atrás cuando no tenía más remedio que pedalear un, rato delante, no se le despegó. En una ocasión el santanderino aprovechó incluso el momento en que el director de Ongenae, fue a indicarle algo. Pero era muy difícil en una carretera totalmente llana y ante, un hombre rápido y con verdaderas ganas de vencer. En la meta, Ongenae sprintó con facilidad a medio kilómetro de la línea y Santisteban, a su tren, bastante hizo con no ser cazado por un pelotón que acabó lógicamente en tromba.

Fue una lástima que precisamente en el sprint del gran pelotón, y pese a que además de la rodilla también está con un fuerte catarro, Elorriaga se impusiera estupendamente. Lo fue, porque el vizcaíno bien se merece de una vez el triunfo en una etapa. De cualquier forma, superoó a Priem y ello le permite afianzarse en el liderato del maillot verde. Es el consuelo que hay que buscarse cada día, como la montaña de Abilleira, para compensar tanto triunfo extranjero. Esperamos que hoy, con tres puertos al final de la etapa más larga de la carrera, hasta Gijón, vuelvan, y ya definitivamente, los festivales españoles.

La etapa de hoy

Hoy martes se disputa la etapa más larga de la vuelta. Discurrirá entre Palencia y Gijón con 249 kilómetros de recorrido. Al final de la jornada tendrán que salvar los corredores, casi seguidos, tres puertos. El primero entre Mieres y Sama de Langreo, el de San Emiliano, es de segunda categoría, el segundo, La Gargantada, también de segunda categoría, comienza en Sama y acaba en El Berrón. A 11 kilómetros de la meta habrá que cruzar el de La Madera, de tercera categoría.

Con anterioridad, los ciclistas tendrán que cruzar, por la parte fácil, que no puntua, Pajares. La etapa se presenta temible por tres razones; su largo recorrido el trazado y las circunstancias, atmosféricas.

La etapa dé hoy no es propicia para los rodadores. Aqui deben lucir los corredores completos, los hombres todo terreno. La lluvia, el frío o el calor pueden influir de manera decisiva, ya que entre los favoritos hay hombres a quienes les va mejor un determinado clima.

La jornada puede ser el golpe primero de Cima.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de mayo de 1976