Boxeo

José Durán, al asalto del título mundial

Ayer partió José Durán hacia Tokio, donde el próximo día 18 disputará al japonés Wajima, el título del mundo de los superwelters. José Durán tiene treinta años, y ésta es su segunda oportunidad de disputar el campeonato del mundo. En la anterior, fracasó ante el brasileño Miguel de Oliveira. El púgil español ha pasado quince días en Torrelodones preparándose para esta pelea.Hace dos semanas que se supo la noticia: Koichi Wajima, campeón mundial de los superwelters, expondría voluntariamente su título ante José Durán. Wajima tenía firmada una defensa contra el argentino Castellini. Las lesiones sufridas por éste en un accidente de automóvil le impide estar en perfectas condiciones para el día 18, fijado en principio para la pelea. Como quiera que Wajima tenía firmados todos los contratos de publicidad para ese día, buscó rápidamente un rival. Y ahí es donde entró en juego José Durán.

El español ya tuvo en una ocasión su oportunidad en el campeonato del mundo. En pelea celebrada en Montecarlo, perdería a los puntos, en veredicto justo, ante el brasileño Miguel de Oliveira. Por aquel entonces, Durán era campeón de Europa, condición que perdería poco más tarde. Tras estas dos derrotas, que se produjeron de forma consecutiva, abandonó la práctica del boxeo por unos pocos meses. Una vez retornado, sus actuaciones no han convencido, pero es innegable que su calidad subsiste, y que es el boxeador de más garantía que ahora tiene España.

Una vez que Durán supo de la posibilidad de disputar este título, se concentró inmediatamente en Torrelodones, en el Hotel Peña Grande, dotado de gimnasio de boxeo y lugar de habitual retiro de los boxeadores en vísperas de combates de especial importancia. Allí ha permanecido quince días, entregado de lleno a la preparación más ortodoxa para estos casos: madrugón, «footing», desayuno, cama, comida, nueva siesta, gimnasio y tranquila velada hasta la hora de ir de nuevo a la cama. En el gimnasio José Durán ha hecho frecuentemente guantes con Aldo Olivares, el venezolano al que ganara en su última pelea. Urtain y Nino Jiménez, que tienen muy próximos e importantes compromisos, subieron también a la concentración los últimos días. Igualmente se ha dejado ver por allí Miguel Velázquez, que en el mes de junio disputará el título de Europa de los ligeros al belga Roelands.

Ayer partió José Durán hacia Tokio. El motivo de tanta antelación es que ello estaba estipulado en el contrato. A los organizadores les interesa que Durán esté allí varios días antes del combate con el fin de montar una buena campaña publicitaria, base de las ganancias que esperan obtener con esta pelea. Ganancias de las que a Durán le tocará la varte del ratón: 850.000 pesetas. Pero Durán afirma que en esta ocasión lo de menos es la bolsa. «Me dan la oportunidad, y yo ahora no ando falto de dinero. Lo que necesito es el título. Si lo consigo, ya sabré explotarlo. » Hay que decir que José Durán marcha muy bien preparado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 08 de mayo de 1976.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50