_
_
_
_
RELATOS DE UN AMATEUR
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

‘Athletic, gu, Gara’: Por mí y por todas mis compañeras

El próximo 16 de junio el Athletic femenino despide la temporada en San Mamés en el que será el último partido de Garazi Murua, un emblema de la entidad

Garazi Murua
Garazi Murua, del Athletic, durante un partido de Liga.Quality Sport Images (Getty Images)

En algunos de los momentos más felices de los partidos en San Mamés, la grada entona un canto celebrativo cuya única estrofa reza “Athletic gu gara” (en castellano, “nosotros somos el Athletic”). Es un cántico de comunidad, un verso simple y directo, que recuerda que quienes nos encontramos apoyando al equipo en ese momento formamos un nosotros bien definido.

En lo relativo al hincha, ese es el gran poder del fútbol, la capacidad que tiene este espectáculo de generar comunidad. En un siglo, el XX, cada vez más individualista, en el que las identidades colectivas estuvieron bajo sospecha, el fútbol ocupó el espacio que previamente estuvo reservado a la patria, la región, el clan, la religión o la clase social. Recordemos que las dos acepciones más importantes de “club” son precisamente una sociedad de interés común y un lugar físico en el que reunirse.

En el póster que realizó con motivo del 125 aniversario del club, el Athletic decidió incluir de fondo, tras las jugadoras de la primera plantilla, las imágenes de los rostros de diferentes mujeres que habían tenido un papel relevante en la historia del club. No eran solo jugadoras. Entre leyendas del fútbol femenino rojiblanco se encontraba la que fue presidenta de la entidad (Ana Urquijo), una periodista (Sara Estévez, que firmó sus primeras crónicas bajo el travestido pseudónimo de Maratón) y una socia. Esta última es Miren Edurne Salsamendi, que en su momento puso en marcha una campaña para exigir el derecho de las mujeres a poder ser socias del club y no solo abonadas.

Ese póster del aniversario tenía una dedicatoria. Decía: “A todas las mujeres que desde 1898 han hecho mejor al Athletic Club”. La frase buscaba subrayar el papel relevante que las mujeres han tenido en la entidad desde el origen, no solo en las dos últimas décadas, que es desde cuando existe el equipo femenino.

Porque, ¿hasta dónde llegaba ese nosotros de las comunidades futboleras hasta hace muy poquito? ¿Era un nosotros neutro o masculino?

Tras 14 años en el club, esta semana ha dicho que deja el fútbol Garazi Murua, defensa central del Athletic y emblema de la entidad. Lo ha anunciado con un vídeo en el que ella misma lee un texto. A diferencia del clásico vídeo sensiblero de despedida, el de Garazi es un resumen perfecto de la que ha sido su carrera y su lucha, que no se ha circunscrito nunca solo al campo de juego. Su trayectoria bien se podría resumir en ese grito de los juegos infantiles: “Por mí y por todas mis compañeras”.

Es un hecho que la mujer ha tenido que ganarse cada centímetro cuadrado que habita en el mundo del fútbol de hoy día. Centímetros que, conviene recordar, aún se ve obligada a defender a diario. Aunque en el vídeo de Garazi hay referencias personales, cómo no va a haberlas, no hay rastro de lamentos individuales, ni lágrimas ególatras, porque ella es y se sabe representante de muchas otras. De hecho, el vídeo termina con Garazi sonriendo y entregando sus botas a una joven jugadora del Bizkerre, club en el que se formó, mientras dice: “Cree en tus sueños, sé ingobernable. Las botas no se cuelgan, se legan”.

A Garazi le conocen sus compañeras de vestuario, sus colegas, como Gara. Es una contracción de su nombre, pero gara en euskera es también la conjugación del presente del indicativo de la primera persona del plural del verbo ser. Gara es somos. Qué preciosa coincidencia, porque ella representa a la perfección el perfil de jugador que ha llevado al club al éxito en su historia: el de la persona que se sabe parte de un todo y entiende el compromiso con los demás y el trabajo en equipo como los valores máximos a los que se puede aspirar.

El próximo 16 de junio el Athletic femenino despide la temporada en San Mamés. Será el último partido de Garazi. Cuando la hinchada cante “Athletic gu gara”, algunos pondremos, por esta vez, comas a la frase y cantaremos: “Athletic, gu, Gara” (“Athletic, nosotros, Gara”). Será nuestro homenaje a quien ha hecho mejor y más grande ese nosotros que celebramos cada domingo.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_