_
_
_
_

Del sextete al despido: el enigma de Hans Flick, nuevo entrenador del Barça

El técnico llega al club azulgrana con un bagaje que incluye el éxito con un Bayern donde lo ganó todo pero también una inaudita salida de la selección de Alemania tras el fracaso en el Mundial de Qatar

Hansi Flick, en septiembre del año pasado, como entrenador de la selección de Alemania.
Hansi Flick, en septiembre del año pasado, como entrenador de la selección de Alemania.Swen Pförtner (dpa/picture alliance/ Getty)
Ramon Besa

Hans Dieter Flick es el entrenador que situó al Bayern de Múnich en la cumbre del fútbol en febrero de 2021 después de ganar de una tacada los seis títulos en juego: Bundesliga, Copa, Liga de Campeones, Supercopa de Alemania, Supercopa de Europa y el Mundial de Clubes. Un “sextete” que hasta entonces solo había conseguido el FC Barcelona de Pep Guardiola en 2009. Ningún barcelonista ha olvidado precisamente que aquel equipo alemán eliminó a los azulgrana en los cuartos de final de la Champions disputada en Lisboa después de ganar por 2-8.

El exitoso técnico alemán de 59 años nacido en Bammental que ahora acaba de fichar por el Barça por dos temporadas después de la salida de Xavi Hernández fue también el primer seleccionador destituido desde que se creó el puesto en el año 1926. Alemania no superó la primera fase en la Copa del Mundo de 2022 y después encadenó una serie de derrotas en partidos amistosos, la última contra Japón por 1-4, que en septiembre de 2023 provocaron el despido fulminante de Flick y la rescisión de un contrato de unos seis millones que se consideraba récord en la Mannschaft.

Hay un documental de Prime Video que se estrenó el pasado septiembre y del que llegan ya algunas imágenes en las que se advierte igualmente la controversia por la figura de Flick. Ha hecho fortuna una escena en la que se visiona una bronca del seleccionador que contrasta con sus charlas educadas y humanistas en las que apela a la solidaridad y a la protección que han provocado el asombro de algún medio en Alemania. Flick siempre ha sido una persona que nada tiene que ver con el carácter directo, fuerte y arrogante que se atribuye a los alemanes y en especial al Bayern Múnich.

Y el mismo Flick genera opiniones encontradas si se pregunta a Hasan Salihamidzic o a Lothar Matthaüs. Tuvo serias diferencias con el exdirector deportivo del club alemán y, por el contrario, siempre ha sido elogiado por el célebre exfutbolista: “El estilo Flick le sentará bien al Barça; puede recuperar la magia del equipo de Guardiola; le gusta el fútbol atractivo y ofensivo”, anunció Matthaüs. Flick desea tanto entrenar al Barça que se asegura que sus exigencias serán pocas y que se adaptará a las condiciones marcadas por la crisis del club que preside Joan Laporta.

El mandatario tenía en la cabeza contratar a un técnico alemán desde que regresó al Camp Nou en 2021 y mantuvo a Ronald Koeman en el cargo antes de ser sustituido por Xavi. Los nombres de Thomas Tuchel y de Julian Nagelsmann estaban en boca de Laporta antes de elegir finalmente a Flick, cuyo agente es Pini Zahavi, curiosamente el mismo que el de Robert Lewandowski. A sus 35 años y con un contrato económicamente creciente, el delantero polaco se había convertido en traspasable para Xavi cuando todavía es la bandera del proyecto de Laporta.

Lewandowski fue el artillero por excelencia del Bayern de Flick de la misma manera que Ilkay Gündogan fue su capitán en la Mannschaft. La concesión del brazalete a un futbolista de origen turco provocó mucho revuelo en Alemania. También se sabe que Marc-André Ter Stegen no se lleva muy bien con el internacional Manuel Neuer, amigo íntimo por contra de Toni Tapalovic, que será uno de los ayudantes de Flick en el Barça junto con Marcus Sorg, al que se considera capital para el trabajo táctico a desarrollar en el Barcelona.

Todavía no se saben las intenciones de Flick. El recuerdo del Bayern de 2019 y 2020 es el de un equipo vertical e intenso, de juego directo y aplicado en la presión, alejado de las posesiones largas y muy a gusto con los ataques rápidos, físico y también técnico por la calidad de sus delanteros, campeones de Europa después de derrotar al PSG. Aquel equipo en el que precisamente jugaba el exazulgrana Thiago y el madridista Alaba prefería intercambiar golpes e imponer su pegada a tener el control del juego como se advirtió en el partido contra el Barça.

El equipo alemán jugó de una manera opuesta al azulgrana liderado todavía por Messi. Los goles del argentino todavía disimulaban entonces las carencias de un conjunto que perdía identidad y se alejaba del estilo y del ADN. Flick no es precisamente un defensor del juego de posición ni tampoco del 4-3-3 tan vinculado al Barça. Tampoco parece un técnico involucionista y, por tanto, no se sabe muy bien cuál es su plan después de que la no mejora del fútbol azulgrana haya provocado el desencuentro con Xavi.

El Barcelona entiende que su precedente con el Bayern en 2019 avala la apuesta por Flick. El técnico alemán heredó un plantel diezmado por los egos y víctima del juego automatizado impuesto por Nico Kovac. Flick supo coser al vestuario, montar un equipo, arrollar en la cancha y montar una excelente pretemporada para ganar aquella particular Champions organizada en Lisboa en tiempos de la covid-19. También su mano y preparación de las jugadas de estrategia como ayudante de Joachim Löw ayudaron a Alemania a conquistar el Mundial de 2014 en Brasil.

Flick siempre funcionó como asistente en la selección desde 2006 después de haber entrenado a equipos como el TSG 1899 Hoffenheim en Tercera y del Red Bull Salzburg. Así se explica que en 2021 sustituyera a Löw después que con anterioridad hubiera anunciado sorprendentemente su salida del Bayern por supuestas diferencias con ejecutivos como Salihamidzic. La condición de seleccionador, sin embargo, a la que tuvo como ayudante y los malos resultados, especialmente en Qatar 2022, propiciaron su adiós en 2023 y un tiempo de espera hasta la llamada del Barça.

A pesar de tener otras ofertas, Flick apuesta por el club azulgrana, al que se lo ha puesto todo relativamente fácil, incluso el sueldo, que será inferior al de Xavi. “Sufrirá porque solo le salvará ganar”, es el mensaje que le ha dejado el exentrenador del Barça. Habrá que saber la opinión de Deco, el director deportivo que rubricó su fichaje después de una entrevista propiciada por Laporta. Deco, exjugador del Oporto, recuerda seguramente a Flick en la línea de gol, cuando era futbolista del Bayern, sin poder evitar el tanto de tacón de Madjer en la final continental de 1987.

Aquel jugador del Bayern, y después del Colonia, que según cuentan ha empezado a estudiar castellano después de pelearse con el inglés, es el hoy el entrenador de un Barça atrapado por los recuerdos, algunos de la Champions, torneo que no gana desde 2015.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Ramon Besa
Redactor jefe de deportes en Barcelona. Licenciado en periodismo, doctor honoris causa por la Universitat de Vic y profesor de Blanquerna. Colaborador de la Cadena Ser y de Catalunya Ràdio. Anteriormente trabajó en El 9 Nou y el diari Avui. Medalla de bronce al mérito deportivo junto con José Sámano en 2013. Premio Vázquez Montalbán.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_