Eurocopa

Deschamps: “Kanté no es mediático pero es el primero en todas las alineaciones”

El seleccionador de Francia analiza la Eurocopa a la que acude como favorito con la plantilla más poderosa del torneo: “Este torneo es tan difícil o más que la Copa del Mundo”

Deschamps durante un entrenamiento con Francia.
Deschamps durante un entrenamiento con Francia.FRANCK FIFE / AFP

Oficial de la Legión de Honor por conducir a Francia a su segunda Copa del Mundo en 2018, Didier Claude Deschamps (Bayona, 1968) acude a la Eurocopa que arranca este fin de semana con un equipo reforzado todavía más. Desde su base de Clairfontaine atiende por videoconferencia a seis medios internacionales. Su cabellera pelirroja ha dado paso a un flequillo blanco pero su gentileza y su savoir faire de político nato permanecen intactos.

Pregunta. Usted es responsable de la mayor potencia futbolística de Europa con diferencia. ¿Perder sería un fracaso?

Respuesta. Hemos ganado una Copa del Mundo. Soy consciente de la calidad y el talento de nuestros jugadores. Lo que no podemos es entrar en una zona de confort como la que se puede crear con este ambiente de optimismo en el que parece que vamos a ganar los partidos sin pisar el campo. Esto no es una ciencia exacta. Las certezas en el fútbol rápidamente se desvanecen. En los deportes de alto nivel hay otros ingredientes indispensables además de la calidad, como la agresividad mental y la determinación que nos permitieron ganar el Mundial en 2018. Parece un tópico pero es la realidad: ganar es muy difícil y mantener ese nivel es más difícil todavía. Somos ambiciosos, pero tenemos que procurar que eso no se convierta en un exceso de confianza. No podemos pensar en la final de Wembley y olvidar que antes tenemos una etapa en Múnich y Budapest.

P. ¿Qué balance hace de la evolución del puesto de mediocentro en Francia, de Deschamps a Kanté pasando por Makelele?

R. El punto en común entre nosotros tres es la capacidad atlética y la inteligencia para leer el partido. El mediocentro actúa en la sombra. No está mediatizado porque no es evidentemente decisivo. De vez en cuando las luces lo iluminan. Es el caso de Kanté ahora. Pero, sobre todo, es el primer jugador al que sus compañeros eligen en sus equipos. ¡Hasta en los entrenamientos! Y es el primer nombre que un entrenador, o un seleccionador, escriben cuando hacen la alineación.

P. ¿Habla con Zidane con frecuencia?

R. De vez en cuando intercambiamos algún mensaje. Hemos hablado. Pero hace mucho que no lo hacemos porque él ha tenido su club y no me he querido mezclar en sus asuntos. Si me preguntan por el Real Madrid yo no respondo porque no son mis asuntos. Zizou es alguien por el que siento mucho respeto, con quien durante muchos años compartimos la misma camiseta tanto en la Juventus como en la selección. Nos hemos visto muchas veces. Cuando él ganó la Champions en 2018 lo he felicitado y cuando ganamos el Mundial él hizo lo mismo.

No hablé con Zidane de Benzema. Al cien por cien.

P. ¿No hablaron de Benzema?

R. No. Al cien por cien

P. Tener un jugador en común puede significar tener mucho en común...

R. Sí. Pero yo también he sido entrenador de club y cuando eres entrenador de club defiendes siempre a tus jugadores. Él tenía una gestión que hacer en el Madrid y yo tengo un trabajo con Francia. Cada uno en su lugar.

P. ¿Qué clase de ambiente se respira en su concentración?

R. Excelente. Cuando tienes 26 jugadores en lugar de 23 la gestión humana se complica. En los partidos de preparación tuvimos que dejar jugadores en la grada y eso es difícil desde el punto de vista humano. Es importante que los jugadores aprendan a vivir juntos en grupo, a intercambiar ideas, a tener esa capacidad social de convivir, porque estamos muy aislados por la burbuja, sin posibilidades de salir al exterior durante semanas. La capacidad que los equipos tengan de vivir en estas condiciones será esencial para competir.

P. Cuando tiene un equipo que funciona como un reloj gracias a unos jugadores que han sufrido por conseguir la gloria, introducir un futbolista como Benzema con un impacto tan grande en el juego, ¿no supone un riesgo?

R. ¡Cero! Es algo en lo que he pensado mucho. Si decidí convocar a Karim fue porque sé perfectamente, y él también lo sabe, que aquí hay un grupo que ha funcionado muy bien y ha obtenido muy buenos resultados. Karim tiene su lugar. La integración se produce naturalmente. Considero que el grupo es más fuerte con Karim. Él lo sabe: Karim tiene muchas cosas importantes por hacer en el equipo. Lo hemos hablado: él y yo, y él con sus compañeros. No ha habido que forzar nada ni de un lado ni del otro.

Con Benzema podremos arbitrar soluciones distintas. Pero no somos menos fuertes sin él.

P. ¿Le pidió perdón por insinuar en público que usted se había dejado arrastrar por un sector racista de la sociedad cuando no le llamó para la Euro de 2016?

R. Yo no revelaré el contenido de ese diálogo. Y creo que él tampoco. Fue una condición indispensable, necesaria para llamarlo.

P. ¿En qué puede mejorar Benzema a un equipo que funcionaba como un reloj?

R. ¿Ser mejores de lo que hemos sido…? Siempre podemos mejorar. Dependerá de lo que nos planteen los adversarios. Con Karim podremos arbitrar soluciones distintas. Su registro es la animación ofensiva. Es puede ponerse al servicio del ataque para hacer cosas diferentes en relación a los jugadores que yo utilizo: marcar y hacer marcar goles. Habrá que hacer los ajustes necesarios para asociarlo. Pero no somos menos fuertes sin él.

P. ¿Cree que Mbappé tiene potencial para suceder a Messi o a Cristiano?

R. El ya forma parte de esta categoría por las cosas que es capaz de hacer, por lo que ha hecho, y por lo que podría hacer en el porvenir.

P. En el Mundial de Rusia usted desplazó a Mbappé a una banda para situar a Giroud en punta. ¿No cree que esto contribuye a confundirle con la idea de ser un nueve y medio o un diez, cuando él realmente es un punta?

R. El hecho de que Mbappé sea más número nueve que otra cosa no implica que Karim tenga que jugar tirado a la izquierda o a la derecha. Hay distintas fórmulas. Karim no es un atacante de fijación como Giroud. A él le gusta desplazarse, salir de la zona, ir a la izquierda o derecha. A Mbappé también le gusta salir de zona, incluso cuando juega de delantero centro. Todo depende de las situaciones que plantea el adversario. Creo que entre los dos se pueden complementar. Incluso se puede meter un tercer atacante. No hay incompatibilidades que impida asociar jugadores de esta calidad cuando conocen el juego.

P. ¿Cómo juzga las condiciones de esta Eurocopa?

R. Se juega en 11 países y habrá 11 selecciones que gozarán de una ventaja de campo. Esta circunstancia junto a la situación sanitaria y la presencia de público va a condicionar la competición, especialmente porque supondrá una ventaja para los equipos que jueguen en casa.

Veo poco probable que se repita una sorpresa como la de Croacia en 2018 en la final de este torneo. Un campeonato de Europa es tan difícil o más que una Copa del Mundo. Sobre todo si contemplamos el Grupo F con Alemania, Portugal y Francia

P. ¿Jugar en Múnich supone una gran ventaja para Alemania?

R. Sí, y el hecho de no haber tenido resultados tan buenos en los últimos años les dará un impulso. Los espectadores serán un número reducido respecto a años pasados pero es la buena noticia de este Euro. Jugar en estadios vacíos no es el verdadero fútbol. Poder compartir emociones con el público es esencial en un encuentro de alto nivel.

P. ¿Y Alemania?

R. Es un hueso duro. Lo mismo pensarán ellos de nosotros. Es un cartel de semifinal o de final. Tendrá toda la importancia psicológica del primer partido: no será decisivo pero condicionará los otros dos partidos del grupo. Recuerdo que nuestro primer partido de la Euro 2016, contra Rumania, parecía simple sobre el papel pero después se complicó [Payet deshizo el empate anotando el 2-1 el minuto 89]. Alemania siempre tiene una base atlética sólida y juegan con mucha creatividad colectiva. Intentan meterse todos en tu campo con cinco o seis jugadores delante de la pelota.

P. ¿Cuáles son los candidatos a ganar la copa?

R. Todos los conocen. Alemania, España, Italia, Inglaterra, Francia, Holanda, Portugal, evidentemente Bélgica… Esos son los países más fuertes... Siempre han sido los más fuertes de Europa y creo que en todos ellos existe una evolución y una ambición renovada por ganar. Veo poco probable que se repita una sorpresa como la de Croacia [finalista del último Mundial] en la final de este torneo. Un campeonato de Europa es tan difícil o más que una Copa del Mundo. Sobre todo si contemplamos el Grupo F [Francia, Alemania, Portugal y Hungría]. Históricamente hemos visto dos grandes selecciones en un grupo. Lo que nunca vimos son dos campeones del mundo y el último campeón de la Eurocopa en un mismo grupo. La elite está representada ahí.

P. ¿Cómo explica la riqueza del fútbol francés?

R. Mis colegas seguramente hablarán de la riqueza del fútbol de sus países… Pero el jugador francés siempre ha tenido esta calidad de formación. Hoy Francia tiene la posibilidad deportiva y económica de comenzar muy alto. Tenemos muchos jugadores en Ligue 1 que ya son titulares con 17 y 18 años. Con 19 y 20 muchos llegan a los grandes clubes. Hay decenas de casos así. Suben de categoría y empujan a los mayores. Siempre ha habido esta gran movilidad hacia arriba y cuanto más jugadores suben de categoría yo tengo el privilegio de tener numéricamente muchos jugadores de alto nivel. Hay muchos jóvenes que han llegado a la selección y muchos que ya tienen el potencial de ser convocados con la selección absoluta. La formación francesa siempre ha sido privilegiada. El interés de todos los países y los grandes clubes en relación al fútbol francés es algo que percibo en la selección. Cuando los jugadores están acostumbrados a la exigencia del alto nivel de forma cotidiana es mejor para todos.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter especial sobre la Eurocopa 2021

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50