_
_
_
_
_

Maternidad y fútbol femenino: el 90% de las jugadoras sienten que no pueden ser madres

El estudio presentado por FUTPRO es el primero en mostrar los miedos de las futbolistas respecto a la maternidad: el convenio colectivo de fútbol femenino no las protege

FC Barcelona femenino
La exjugadora del FC Barcelona, Melanie Serrano, le dedicó un gol a su mujer, en aquel momento embarazada.Marta Pérez (EFE)

La asociación de mujeres futbolistas FUTPRO ha presentado este miércoles un estudio sobre la maternidad en el fútbol femenino basado en la opinión de más del 40% de las jugadoras profesionales españolas, y con el objetivo de ofrecer una visión integral y conseguir derechos y mejoras en las condiciones. “Actualmente el convenio colectivo protege nada la maternidad de las mujeres. Si una futbolista se queda embarazada queda a merced de los protocolos del club”, ha asegurado Amanda Gutiérrez, la presidenta de FUTPRO. El miedo a las represalias por parte de los equipos y la conciliación laboral son algunas de las principales preocupaciones de las deportistas: el 90% de las jugadoras profesionales siente que es complicado conciliar la maternidad con el deporte de élite, a pesar de que el 72% no descarta ser madre. “Quieren ser madres, y deben poder serlo”, ha remarcado Gutiérrez.

“Ninguna futbolista tendría que sacrificar su carrera para ser madre”, insistió una vez la futbolista noruega Ingrid Stenevi. El 46% de las jugadoras profesionales del país están preocupadas por las posibles represalias por parte del club: nada las protege. En el convenio colectivo de fútbol femenino solo un artículo las contempla: “pueden decidir si renovar un año más o no hacerlo, sin especificar nada más”, explica la presidenta de FUTPRO. Es por ello que más del 60% tiene miedo a que su contrato finalice en el momento en el que se quedan embarazadas. La doctora ginecológica Rebeca Beguería recuerda que un año más, en muchas ocasiones, no es suficiente para volver al campo de juego recuperadas. “No es lo mismo un parto natural que una cesárea, en la que el mínimo recomendado es un año. Además, pueden tener muchísimas complicaciones, y la recuperación postparto no es fácil, ni a nivel hormonal, ni emocional, ni físico”, destaca Beguería. Es por ello que más del 30% tienen miedo de no volver al mismo nivel físico.

El I Estudio FUTPRO revela que más del 60% tiene miedo a ser despedida.
El I Estudio FUTPRO revela que más del 60% tiene miedo a ser despedida.FUTPRO (Europa Press)

Algo similiar le ocurrió a Marta Corredera, exfutbolista del Real Madrid. La jugadora, tras anunciar su embarazo, renovó su contrato con el equipo blanco un año: no jugó en toda la temporada. “No estoy bien físicamente. Me han quedado secuelas de esa cesárea y no estoy entrenando no porque no quiera, sino porque no puedo”, aseguraba en una entrevista en el canal de Twitch de DAZN el año pasado. Un caso diferente fue el de la capitana granota María de Alharilla (Levante UD), ya que el club “se volcó para ayudar a la futbolista, pero no encontraron nada en el convenio colectivo”, ha asegurado Gutiérrez, que ha achacado que no hay ninguna regulación e información para los equipos.

El salario y las instalaciones: insuficientes para la maternidad

Desde FUTPRO recuerdan el salario mínimo de las futbolistas: 16.000 euros anuales. Más del 30% de jugadoras tienen miedo de que su economía sea demasiado inestable, y prácticamente el mismo porcentaje descarta quedarse embarazada para proteger así su carrera deportiva. “Queremos impulsar fondos, medidas de apoyo. Hay una falta de apoyo financiero. Si no tienes una buena situación económica, no te planteas ser madre”, ha destacado Gutiérrez. Sus derechos como mujeres embarazadas, al no regularse en el convenio colectivo, tan solo quedan protegidos y recogidos en el Estatuto de los Trabajadores: 16 semanas de baja con el 100% de su base reguladora.

También lo recoge la nueva Ley del Deporte que, en su artículo 4.7 dice: “Las federaciones deportivas españolas y las ligas profesionales estarán obligadas a elaborar un plan específico de conciliación y corresponsabilidad con medidas concretas de protección en los casos de maternidad y lactancia, que deberán poner a disposición de las entidades deportivas integrantes de la federación”. La ley obliga desde enero de 2023.

FUTPRO propone habilitar salas o zonas de lactancia, o incluso que la madre pueda viajar con el bebé a las concentraciones como es el caso de la futbolista americana Alex Morgan. También argumentan la necesidad de realizar entrenamientos especializados durante el embarazo y después, además de permisos retribuidos en aspectos relacionados con los futuros hijos. “Creemos que estas medidas deberían ser imprescindibles en el fútbol femenino. Hay clubes que carecen de un plan estructurado para la preparación de una futbolista embarazada”, ha sentenciado Gutiérrez. La totalidad de las jugadoras del estudio cree que es necesario que sus clubes implementen acciones para la conciliación entre la familia y el trabajo.

Poca visibilidad e información para las futbolistas y clubs

La escasa visibilidad, la nula protección en el convenio colectivo y la poca información sobre la maternidad en las propias futbolistas y en los clubs son algunos de los principales problemas que señala el estudio. Beguería habla, sobre todo, de la prevención: “chicas que están en un momento tan potente laboralmente no tienen conocimiento sobre las opciones de congelación de óvulos. Actualmente se está posponiendo la maternidad por motivos laborales, y hace falta información”. El 40% de las futbolistas declaran que habrían formado una familia antes de lo que lo harán por ser deportistas de élite, mientras que el 90% no se ha planteado congelar sus óvulos.

Mientras que en España la visibilidad de futbolistas embarazadas se remite a Marta Corredera y María de Alharilla -aunque la primera futbolista profesional en ser madre en activo fue Maider Irisarri en 2019- y en el resto de Europa aún se está abriendo camino con ejemplos como los de Sara Björk, Elin Rubbensson o la exazulgrana Stefanie Van der Gragt, en Estados Unidos se ha abogado por normalizar y proteger a las futbolistas que deciden ser madres. Otras jugadoras, como Irene Paredes y la exjugadora Melanie Serrano han sido madres durante estos últimos años, aunque las gestantes fueron sus parejas. “Las protagonistas son mujeres, y ellas quieren ser madres. Hay que adaptar el fútbol y dejar de tratar al femenino como si fuese el masculino. Hay que tomar medidas, buscar información y tomar acciones”, ha concluido la presidenta de FUTPRO.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_