UEFA Nations League Liga A - ligaa - jornada 6Así fue
Portugal
Portugal
0 1
Finalizado
España
España
Morata 88'

Los milagros de Unai Simón sostienen a la Roja

El meta del Athletic se erige en el salvador de España al evitar cuatro goles de Portugal con paradas de mucho mérito

Unai Simón golpea el balón ante Cristiano Ronaldo en el Portugal-España de este martes.
Unai Simón golpea el balón ante Cristiano Ronaldo en el Portugal-España de este martes.MIGUEL RIOPA (AFP)

Tallado sobre la roca de una antigua cantera y considerado uno de los más bellos del mundo por su arquitectura y su integración con el entorno, el campo de Braga es más un paraje que un estadio en sí. Rodeado de pinos y eucaliptos clavados en las escarpadas colinas que rodean el coliseo, la ausencia de fondos diseñada por el prestigioso arquitecto Eduardo Souto de Moura remata su original y rompedora obra. No hay pasión en la zona caliente que son las gradas detrás de las porterías.

PORPortugal
Portugal
0
Diogo Costa, Rúben Dias, Cancelo, Danilo Pereira, Nuno Mendes, Diogo Jota (Vitor Ferreira, min. 78), Ruben Neves (João Félix, min. 89), Bernardo Silva (João Mário, min. 72), Bruno Fernandes, William Carvalho (Rafael Leao, min. 78) y Cristiano
ESP España
1
España
Unai Simón, Dani Carvajal, Gayá, Pau Torres, Hugo Guillamón (Busquets, min. 45), Carlos Soler (Pedri, min. 60), Rodrigo, Koke (Gavi, min. 60), Ferrán Torres (Nico Williams, min. 73), Sarabia (Yeremy Pino, min. 60) y Morata
Goles 0-1 min. 88: Morata.
Árbitro Daniele Orsato
Tarjetas amarillas Hugo Guillamón (min. 30), Bernardo Silva (min. 46), Dani Carvajal (min. 54), Nuno Mendes (min. 82) y João Félix (min. 95)

Allí, sin la presión y el ruido que acostumbran a soportar los porteros, emergió Unai Simón como el mejor jugador español. Decisivo para un triunfo más histórico que bonito. Tres paradas suyas evitaron que Portugal rompiera la monotonía horizontal con la que España se manejó y que provocó la irritación de la hinchada portuguesa durante más de una hora. No soportaban los aficionados lusos el aluvión de pases al pie sin verticalidad alguna que ejecutaron los internacionales españoles. En cada transición de su selección se inflamaban. Fueron pocas, pero pusieron a prueba a Unai Simón. El meta del Athletic estuvo preciso en la colocación, fuerte de piernas y ávido de reflejos cuando Diogo Jota, por dos veces, y Cristiano Ronaldo le retaron. En la primera, un disparo lejano del extremo del Liverpool le obligó a una buena estirada.

En la segunda, el vuelo fue espectacular. El derechazo de Diogo Jota tras salir de un recorte a Carvajal iba camino de la escuadra. La parada acabó con la algarabía del graderío, que cantaba el gol antes de tiempo. En la banda, Luis Enrique agachaba la cabeza y suspiraba. Sus gestos delataron a un entrenador desencajado por la actuación que estaban desplegando sus jugadores. España hacía todo lo contrario de lo que necesitaba para superar a Portugal. El exceso de toques y la falta de profundidad exasperaban al preparador asturiano, que enfiló el túnel de vestuarios a toda velocidad cuando el italiano Orsato marcó el final del primer acto. Por segundo partido consecutivo, España se fue al descanso sin registrar un disparo entre los tres palos.

El inicio del segundo acto también lo protagonizó Unai Simón. Fue citado con Cristiano Ronaldo en un mano a mano en el pico derecho del área pequeña. El achique fue de manual para tapar el intento del atacante luso de cruzar su remate. La parada permitió a España sobrevivir hasta la recta final del partido. De Braga salió Unai Simón como la única referencia sólida en un partido calificado por el propio Luis Enrique como una “final”. Mala noticia que en un partido en el que España necesitaba la victoria, el portero fuera su mejor futbolista sobre el campo.

Elegido por Luis Enrique para destronar a De Gea por ser el más tranquilo, que no el más dotado técnicamente, para jugar con los pies, Unai Simón se ha apoderado del puesto. Pasó con nota alta la prueba de la Eurocopa y acudirá al Mundial como el guardameta número uno por delante de Robert Sánchez y David Raya. También se ha consolidado como uno de los referentes de un vestuario al que aún le falta vuelo en la alta competición.

El meta español vivió más tranquilo tras su salvadora intervención ante Cristiano Ronaldo. No fue más inquietado con seriedad porque al atacante luso se le apreció la falta de la punta de velocidad que acompaña el inicio del declive de su carrera. Unai Simón vivió el último tercio del partido contemplando desde la frontal del área la mejora final de España con los cambios que fue introduciendo Luis Enrique.

Cuando vio entrar a su compañero Nico Williams, le lanzó un par de gritos de ánimo. Al menos, ya pudo entretenerse con los intentos del novato extremo y albergar alguna esperanza de ganar el partido. Unai Simón cumplió con su trabajo y mantuvo su portería a cero y permitió a España llegar viva al final del encuentro y rematarlo con el gol de Morata servido de cabeza por el pequeño de los Williams.

El delantero del Atlético suma ya 27 goles e iguala a Fernando Morientes. Y todavía tuvo Unai Simón tiempo para sacar un remate esquinado de Cristiano Ronaldo y anticiparse de nuevo a este para evitar el empate. Fue el ancla para que España pudiera firmar su pase a la final a cuatro de la Liga de Naciones.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Ladislao J. Moñino

Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS