Luka Modric, suma y sigue: renueva una temporada más con el Real Madrid

El medio, cerca ya de los 37 años, vuelve a ampliar su contrato otro curso. Solo tres defensas de más edad jugaron más minutos que el croata la temporada pasada

Luka Modric, ante Thiago Alcantara en la final de la Champions.
Luka Modric, ante Thiago Alcantara en la final de la Champions.YOAN VALAT (EFE)

El Real Madrid acumula juventud en su nómina de centrocampistas con la efervescencia de Camavinga y la crecida de Valverde a la vez que trabaja en la llegada de Tchouameni, pero el corazón del equipo sigue dependiendo en buena medida de Luka Modric, que se encuentra a tres meses de cumplir los 37. Después de una temporada en la que ha vuelto a ser determinante e insustituible en las grandes citas, especialmente en el camino volcánico de la Champions, el croata firmó este miércoles una nueva renovación por una temporada, la segunda consecutiva. Un ejemplo como pocos de longevidad y rendimiento en el alto nivel.

Después de varios intentos de operar una transición tranquila para que fuera cediendo los trastos, ya todos dejaron de mirarle la fecha de nacimiento. Si el curso anterior transcurrieron meses hasta que el club accedió a la ampliación del contrato, esta vez el proceso fue más rápido, sin vacilaciones. Hace tiempo que rompió todos los cálculos, así que será hasta que su físico aguante. Al balcánico tampoco parece importarle la condición de la entidad de firmar de año en año.

La siguiente será su undécima temporada en el Madrid y lo hará a las puertas del Mundial de Qatar (su cuarta Copa del Mundo), donde Croacia acudirá como vigente subcampeona. Después del gran resultado obtenido en la cita de Francia 2018, varios de los referentes de esa selección cerraron esa etapa (Rakitic o Mandzukic), pero no él.

Según lo que desprende, no sufre síntomas de agotamiento físico ni mental. Consciente de que la ley de vida le estrecha cada vez más el margen, apura al máximo cada jornada en la élite. La campaña recién terminada la cerró con 3.435 minutos y solo tres futbolistas de más edad sumaron más tiempo en el campo (los defensas José Fonte -38-, Thiago Silva -37- y Raúl Albiol -36-). Él siempre rechazó buscarse un retiro dorado y tranquilo, y su aspiración, como recordó en la previa de la final de la Champions, es colgar las botas en Valdebebas. Allí, a varios de sus compañeros todavía les llama la atención los enfados que gasta cuando su equipo pierde en los clásicos partidillos de entrenamiento. Por algo le llegaron a apodar “el vinagres”.

Su entusiasmo no cede y su carrocería no le falla. En sus 11 cursos completos en el Bernabéu, solo en uno sufrió problemas serios de salud. Fue en la 2014/15, la segunda temporada de la primera etapa de Carlo Ancelotti, en la que se perdió hasta 32 partidos por lesión. Unas ausencias a las que el técnico italiano ha achacado siempre una parte importante del mal desenlace de esa campaña, que desembocó en su despido. En la finiquitada hace diez días, Carletto apenas le dio tregua en días muy contados y siempre con la intención de reservarlo para los grandes compromisos. En el trayecto a su quinta Champions, junto a Courtois y Benzema fue uno de los sostenes del equipo en todos los momentos de apuro, que no fueron pocos.

A diferencia de Toni Kroos, de 32 años, que no ofrece de momento demasiadas garantías de que vaya estirar su carrera con el mismo ahínco (tiene contrato hasta 2023), Luka Modric no vacila en su intención de perpetuarse hasta el límite. Fútbol tampoco le ha faltado hasta ahora. Firma una temporada más y ya nadie sabe cuánto más le pueden quedar.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS