El irreductible Robin Le Normand

El central francés de la Real Sociedad es el único jugador de campo en la Liga que suma todos los minutos

Le Normand, ante Nacho Vidal, de Osasuna.
Le Normand, ante Nacho Vidal, de Osasuna.Javier Etxezarreta (EFE)

Robin Le Normand (Pabu, Francia; 25 años) vive en Astigarraga, un pueblo cercano a San Sebastián, famoso por sus sidrerías, en las que se degusta el menú tradicional de chuletón y tortilla de bacalao y en el que el aroma a manzana lo impregna todo. Él viene del olor al mar Atlántico de las costas de Armor, en la Bretaña, cerca de la aldea de Asterix y sus irreductibles galos. Es uno de ellos.

El defensa francés se ha convertido en un futbolista imprescindible en el esquema de Imanol Alguacil en la Real Sociedad, aunque en su tierra lo descartaron. Debutó en el Stade Brestois, en la Ligue 2, en 2016, con 20 años, pero sólo jugó un partido. El equipo francés no le renovó, pero andaba por allí Eric Olhats, el ojeador que recomendó a la Real el fichaje de Antoine Griezmann. Aunque Le Normand había sido desechado por un equipo francés de segunda fila, Olhats tenía crédito suficiente en el club donostiarra como para, al menos, ser escuchado. Le Normand hizo una prueba y se quedó. Le costó adaptarse, por el idioma y por el estilo de juego, pero acabó haciéndose con el puesto en el filial y después, en el primer equipo.

Le Normand es el único jugador de campo de la Liga que ha completado todos los minutos en el torneo. En la lista de futbolistas del campeonato español sólo hay cinco que han sumado el minutaje completo y los otros cuatro son porteros: Courtois (Real Madrid), Dituro (Celta), Ledesma (Cádiz) y Oblak (Atlético).

De hecho, el francés sólo ha visto dos partidos de la Real Sociedad, de diferente pedigrí, desde el banquillo. No jugó contra el Mónaco, en la Liga Europa, ni contra el Panaderías Pulido, en la Copa del Rey. Fue sustituido tres veces: ante el Zamora (m. 78) en la Copa, y contra el PSV y el Leipzig —las dos veces en el minuto 61—, en competición continental. Imanol tiene fe en su central zurdo, que durante gran parte de la temporada actuó por la izquierda, pero que en los últimos partidos, con un esquema de tres defensas y dos carrileros, ocupa la posición más central.

En las grandes ligas europeas, Le Normand es también un caso único. Entre los 20 futbolistas que más minutos de juego suman, 14 son porteros —De Gea, en el United, es el que más tiempo ha jugado (2.430 minutos)—. Los otros seis son defensas centrales, y sólo uno de ellos, el portugués José Fonte, que juega en el Lille, ha disputado todos los minutos de todos los partidos como Le Normand. En la lista de jugadores de campo, el que más minutos ha actuado es Jansson (Brentford, 2.421), pero la Premier ha disputado una jornada más, y además fue sustituido en el minuto 82 de la quinta jornada. Lo mismo ocurre con Mitchell, del Crystal Palace (2.420), que abandonó dos veces el campo antes del final del partido, y con Di Lorenzo, del Nápoles, sustituido ante la Salernitana y el Cagliari.

La importancia de Imanol

Imanol ha contribuido bastante a la formación del defensa bretón, un muro de 1,87 metros y 84 kilos de peso, bastante difícil de superar por arriba, aunque por su corpulencia le falte un poco de cintura. Lo compensa con su colocación y una concentración espectacular. Él mismo reconoce que la presencia de Imanol en su trayectoria ha resultado fundamental. “Cuando me retire haré un resumen y seguramente Imanol sea el entrenador de mi carrera”, apuntaba Le Normand a principios de temporada. “Llevo seis años con él, siempre me ha exigido mucho, mucho, mucho, pero luego ha sido justo y me ha permitido jugar en el primer equipo”, comentaba, y explicaba esa evolución hasta convertirse en titular indiscutible: “En el Sanse metimos muchas horas de vídeo juntos para que yo mejorase, para que asimilase las cosas y eso es algo que agradezco”.

Le Normand, consolidado ya en Primera División, aspira ahora a llegar a la internacionalidad con Francia, una opción complicada por la calidad de los centrales franceses. En cualquier caso descarta, al menos por ahora, jugar con España como su compatriota Aymeric Laporte. “Yo sólo quiero jugar con Francia. ¿España? Mi familia me mata. Me da igual que me llame España o Alemania. Sólo quiero con Francia”, dice, y asegura no estar al tanto de lo que piense el seleccionador francés, Didier Deschamps: “Él toma sus decisiones. Yo me concentro en lo mío, en trabajar. Claro que me gustaría ir y trabajo cada día para poder estar un día, para ir convocado, y sobre todo para rendir si me llama. Pero yo sigo concentrado en lo mío”. Minuto a minuto.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS