A Italia se le acumulan los problemas

Irlanda gana sin oposición (57-6) a un rival que se quedó con dos jugadores menos a los 20 minutos tras una roja y la aplicación de una polémica norma sobre las melés

Ryan Baird de Irlanda, gana el balón en un lineout contra Giovanni Pettinelli de Italia durante el partido de rugby de las Seis Naciones entre Irlanda e Italia
Ryan Baird de Irlanda, gana el balón en un lineout contra Giovanni Pettinelli de Italia durante el partido de rugby de las Seis Naciones entre Irlanda e ItaliaPeter Morrison (AP)

A falta de victorias, Italia colecciona formas de perder. La de este domingo en Dublín fue un incunable. Una roja directa a Hame Faiva por un placaje a la altura del cuello coincidió con que el otro talonador, el puesto central de la primera línea de la melé, estaba lesionado. Italia apeló al sentido común y dio entrada a un tercera línea con la idea de que este jugador hiciera de talonador ocasional en las melés, pero la norma 3:20 no dejaba margen a la interpretación y el colegiado, el georgiano Nika Amashukeli, debutante, mandó al recambio a la banda. La consecuencia: Italia se quedó con 13 y las melés dejaron de disputarse. Partido sepultado en 20 minutos. Así fue la 35ª derrota seguida de Italia en el Seis Naciones.

Irlanda se había adelantado a los cuatro minutos con un ensayo de Joey Carbery y los italianos, voluntariosos con su delantera, mantenían el encuentro parejo, con las trincheras plantadas cerca de la medular. La roja, con la reglamentación cada vez más restrictiva sobre los placajes a la zona del cuello y la cabeza, era una consecuencia inevitable, por más que no se observara mala intención. El dilema para la gobernanza del rugby es si debe mitigar esa sanción, pues la pérdida de un jugador es demoledora. Lo que ocurrió después es la aplicación de una ley que pretende evitar que un equipo ‘juegue’ con la disponibilidad de sus talonadores para evitar que las melés se disputen.

En cuanto se reanudó el juego, Irlanda aprovechó la superioridad numérica para ensayar; bastó con que James Lowe rompiera un placaje para abrir las aguas y que Gibson-Park posara bajo palos. Sin tiempo para el consuelo, Italia veía como su mejor jugador, Paolo Garbisi, manifestaba molestias. Michael Lowry, la mejor noticia del partido para Irlanda, un zaguero bajito con gran arrancada, anotaba el tercer ensayo y sonreía pese al visible arañazo en la cara. La tercera línea irlandesa, una apisonadora con Van del Flier al mando, el mejor de un partido que duró apenas cuarto de hora, aseguró el punto bonus de los cuatro ensayos antes del descanso.

El marcador fue engordando por pura inercia. El foco en el XV del Trébol está en la sucesión de Jonathan Sexton; el veterano apertura, mejor jugador del mundo en 2018, no pudo jugar por lesión en la derrota ante Francia y ayer salió desde el banquillo, otra oportunidad para Carbery. Ni este último brilló en exceso ni Sexton perdonó los minutos de suplente. Los ensayos llegaron hasta con el tiempo cumplido ante una Italia que terminó con 12 jugadores tras la amarilla a Braam Steyn.

Así las cosas, Irlanda defenderá sus opciones al título el 12 de marzo en Londres. Ambos contendientes son ya la única alternativa a Francia, que visitará Cardiff la noche anterior como única selección que cuenta sus tres encuentros por victorias.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS