El derbi de Copa se reanuda este domingo a las cuatro en el Benito Villamarín y a puerta cerrada

El juez único de Competición de la Federación alega la escasez de fechas en el calendario. El partido fue suspendido el sábado por el lanzamiento de un palo a Jordán

El árbitro De Burgos Bengoechea muestra el palo que impactó en Jordán al bético Guido Rodríguez.
El árbitro De Burgos Bengoechea muestra el palo que impactó en Jordán al bético Guido Rodríguez.AFP

El juez único de Competición de la Federación Española de Fútbol, Rafael Alonso Martínez, ha resuelto que el derbi de los octavos de final de la Copa del Rey se reanude este domingo a las cuatro de la tarde en el Benito Villamarín. Se hará también a puerta cerrada. La resolución de urgencia, notificada a primera hora de esta mañana, tiene en cuenta la escasez de fechas para fijar el partido en otro día que no sea hoy, la celebración de la final de la Supercopa de España a las 19.30 horas y la imposibilidad de que el jugador Joan Jordán pueda formar parte del choque. Jordán se encuentra en su domicilio después de que se le diagnosticara un traumatismo craneoencefálico tras recibir en la cabeza el asta de plástico de una bandera en el minuto 39 del derbi.

“Una vez analizado el calendario de las competiciones y las circunstancias concurrentes, se considera preciso que la reanudación del encuentro tenga lugar a la mayor brevedad posible, siendo la fecha y hora más convenientes a dicho efecto que la reanudación se produzca el domingo 16 de enero de 2022 a las 16:00 horas, teniendo en cuenta la posterior celebración de la final de la Supercopa de España esa misma tarde, y ello aún cuando ello pueda implicar que el futbolista que sufrió el impacto no pueda tomar parte en la reanudación y deba ser sustituido por un compañero de equipo”, se aclara textualmente en la resolución.

La decisión del juez único de competición atiende la petición del Betis de reanudar el partido este domingo por razones de logística de preparación del evento y desestima la del Sevilla, que deseaba jugar el derbi no antes del 19 de enero por la lesión sufrida por Jordán. Además, el equipo que dirige Julen Lopetegui llegaba al derbi con hasta 10 bajas de peso en su plantilla (Bono, Dmitrovic, Navas, Koundé, Delaney, Suso, Lamela, Fernando, Munir y En-Nesyri). Son 11 ahora con la de Jordán.

En este sentido, el juez de competición recuerda lo que afirma el reglamento en cuanto a la alineación de los jugadores en un partido suspendido. “En el caso de que por suspensión de un encuentro ya comenzado deba proseguirse en nueva fecha, sólo podrán alinearse, en la continuación, los futbolistas reglamentariamente inscritos en el club el día en que se produjo tal evento, hayan o no sido alineados en el período jugado, y que, de haberlo hecho, no hubieran sido sustituidos ni ulteriormente suspendidos por el órgano de competición como consecuencia de dicho partido, salvo que la suspensión fuere por acumulación de amonestaciones derivada de una última producida en el encuentro interrumpido”. Habrá que esperar a ver qué jugadores puede recuperar el Sevilla con tan poco plazo de tiempo.

El partido de los octavos de final de la Copa celebrado en el Benito Villamarín quedó detenido con 1-1 en el minuto 39 después de que el sevillista Jordán recibiera el impacto de un palo de plástico, aparentemente de una bandera, en la cabeza. Nueve minutos después del impacto, el árbitro del partido, Ricardo de Burgos Bengoechea, decretó que los dos equipos se metieran en los vestuarios a la espera de tomar una decisión y ante una posible recuperación del futbolista. Jordán abandonó el terreno de juego ayudado por los servicios médicos y mareado por el impacto recibido. La barra, presumiblemente de una bandera, fue lanzada desde la grada donde se colocan habitualmente los hinchas radicales del conjunto verdiblanco.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS