Danilo Petrucci, el piloto de MotoGP que ganó una etapa del Rally Dakar

El italiano, que se estrena en la carrera, se lleva la victoria en la quinta etapa tras ser penalizado Price por exceso de velocidad

Danilo Petrucci, con su KTM en la quinta etapa del Dakar.
Danilo Petrucci, con su KTM en la quinta etapa del Dakar.YOAN VALAT (EFE)

Danilo Petrucci (Terni, Italia; 32 años) es un tipo de lágrima fácil y risa contagiosa, mide 1,80 metros, es corpulento y su físico fue, muchas veces, un handicap para MotoGP. Aterrizó en la categoría reina del Mundial sin pasar por las fases previas, directamente desde el campeonato italiano de Superstock. Era un advenedizo en el paddock del Mundial como lo es hoy en el vivac del Rally Dakar. Pero sus ganas y su capacidad de trabajo suplieron las deficiencias que acumulaba por falta de experiencia y de físico. Este jueves, en una etapa compleja y que combinó todo tipo de terreno: pistas de tierra y mucha piedra, además de 80 kilómetros finales de dunas, Petrucci logró uno de los mayores éxitos de su carrera. Ganador de dos grandes premios de MotoGP con Ducati, el italiano, corredor del equipo Tech 3 hasta hace apenas dos meses, ha sumado a sus triunfos en el asfalto una victoria de etapa en el Dakar con KTM. Es el primero en lograr semejante hazaña.

“Quería dejar una huella en el deporte y lo he conseguido. Cuando era pequeño me encantaba el Dakar, como a mi padre. Volvía del colegio y me ponía en bucle una cinta VHS en la que tenía grabadas las etapas. Y soñaba con correrlo algún día. Cuando me hize mayor y ya en MotoGP asumí que mi cuerpo no me permitía ser lo suficientemente competitivo pensé: tengo que intentarlo”, declaró entre lágrimas tras terminar.

La jornada presentó todo tipo de emociones para Petrucci, que acabó “llorando como un niño”, según él mismo confesó, cuando se enteró de que había ganado la etapa. Después de haber terminado tercero el día anterior y de ser penalizado con 10 minutos por exceso de velocidad, el italiano, un novato en la carrera, tomó la salida desde la 15ª posición. Esa posición más retrasada y la multa que recibió Toby Price, el hombre más rápido de la jornada, también por exceso de velocidad, fueron el golpe de gracia que necesitaba Petrux para apuntarse el triunfo.

Aficionado al motocrós y amante de los rallies, el italiano cuajó una etapa sensacional, rápido y técnico como nadie se esperaba de un piloto formado en el asfalto. Sus aspiraciones para la carrera son nulas después de la avería sufrida en la segunda etapa (es 47º de la general tras asumir una penalización de 11 horas para poder ser readmitido en la carrera), pero el de KTM está causando sensación en el Dakar.

“Fue un día largo. Cuando me levanté por la mañana, decidí que era un día para aprender y mejorar mi navegación, por eso no tiré mucho desde el principio”, aseguraba. El relato de su jueves victorioso incluyó un encontronazo con un grupo de camellos detrás de una gran duna. “Un camello enorme vino en dirección a mí y tuve que esquivarlo, lo logré, pero acabé cayéndome después de superar un montón de montículos de arena y de hierba de camello. Fue mi primera caída en este Dakar”, explicaba. Después de aquello, bajó un poco el ritmo, le alcanzó Kevin Benavides y juntos pilotaron hasta la meta. Petrucci llegó con el segundo mejor tiempo. Y aquello ya fue toda una alegría. El remate fue el triunfo final, tras la sanción impuesta a Price.

La especial, que se disputaba en torno a la capital de Arabia Saudí, Riad, tenía un recorrido totalmente diferente para los coches y para las motos. El trazado era similar, porque todos los participantes rodaban alrededor de la gran ciudad, pero la cronometrada era de 345 kilómetros para las motos y de 421 para los coches.

Sainz es rescatado por Peterhansel

La jornada había empezado bien para Carlos Sainz. Desde la tercera posición de la salida, el madrileño apretaba el acelerador y rodaba a un gran ritmo cuando le sobrevino el desastre. En el kilómetro 81 había adelantado al primero, Sébastien Loeb (Prodrive), a quien le sacaba nueve escasos segundos, un minuto a Nasser Al-Attiyah (Toyota); la etapa prometía. Hasta que un error dejó a Sainz sin amortiguador. Era el kilómetro 201 de una etapa de 421km. Y a Sainz no le quedó otra que esperar. La ayuda llegó relativamente rápido. Por allí apareció su compañero en Audi, el campeón Stéphane Peterhansel, que está fuera de toda lucha después de dos serias averías con su Audi y ya había manifestado su predisposición a ayudar a los integrantes de su equipo. El francés le cedió al español su amortiguador, que pudo seguir en ruta tras hacer el cambio de piezas: se dejó una hora y tres minutos. Y dejó a Peterhansel con otro marrón. Otro día más. Y van tres en cinco etapas.

La especial la ganó Henk Lategan, otro Toyota, que sacó poco menos de dos minutos a Loeb. El piloto de Toyota Nasser Al-Attiyah, líder de la prueba y gran favorito, sigue sin fallar. Se dejó cuatro minutos camino de Riad. Poca cosa. Ya le saca 35 minutos a Loeb en la general.

La cuarta especial no había sido precisamente relajante para Nani Roma y su copiloto Alex Haro. Tras dar varias vueltas de campana y reparar una rueda, llegaron finalmente al vivac por carretera. Durante la noche, los mecánicos del equipo BRX trabajaron contrarreloj para poner a punto el coche. Lo consiguieron por los pelos y finalmente Roma pudo reanudar la carrera. Eso sí, acumula una penalización de 30 horas. Sigue en carrera, pero sin opción a nada. Le compensa. Terminó la etapa de este jueves 13º a nueve minutos.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Nadia Tronchoni

Especialista de motociclismo de la sección de Deportes. Ha estado en cinco Rally Dakar y le apasionan el fútbol y la política. Se inició en la radio y empezó a escribir en el diario La Razón. Es Licenciada en Periodismo por la Universidad de Valencia, Máster en Fútbol en la UV y Executive Master en Marketing Digital por el IEBS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS