La NBA donde nunca se pone el sol

Phoenix Suns, con Chris Paul al mando, refuerza su candidatura con su 17º triunfo seguido frente

Chris Paul celebra el triunfo de los Suns ante los Warriors.
Chris Paul celebra el triunfo de los Suns ante los Warriors.Mark J. Rebilas (Reuters)

Los Phoenix Suns están en la cresta de la ola de la NBA tras sumar su 17º triunfo seguido, esta vez ante la otra sensación del inicio de la temporada, los Golden State Warriors, por 104-96. El equipo de Arizona iguala su récord de victorias seguidas, que data de la temporada 2006-2007. Ahora, no pierde desde el 27 de octubre. Aquel día cayó ante Sacramento Kings por 107-110. Fue su tercera derrota en las cuatro primeras jornadas. Desde entonces, el equipo que entrena Monty Williams, de 50 años, ha cogido la velocidad de crucero que le llevó la pasada campaña a quedarse a dos victorias de su primer título. Su derrota en la final, en julio, ante Milwaukee fue especialmente dolorosa. Ganó los dos primeros partidos y en los cuatro siguientes se vio sometido por el trío formado por Antetokounmpo, Jrue Holiday y Khris Middleton. Se repetía la historia de sus anteriores finales, la de 1976 ante los Celtics, y la de 1993, cuando contaba con Barkley, Majerle, Chambers, Kevin Johnson, Dumas, Ceballos y Ainge, pero no pudo con los Chicago Bulls de Michael Jordan.

Llegar a la final de 2021 fue inesperado para un equipo que todavía no se consideraba con el nivel suficiente para hacer lo que hizo: ganar 51 partidos, la segunda mejor marca de la temporada regular, y superar en los playoffs a los Lakers, a Denver y a los Clippers. “Esto nos va a servir para el futuro. La base y los fundamentos son ya sólidos. Jamás he sentido tanto dolor en mi vida, no quiero revivirlo”, dijo Chris Paul tras el desenlace ante los Bucks.

Curry, frenado

Los Suns temían que se marchara. Pero el base de Carolina del Norte, de 36 años, firmó un nuevo contrato por cuatro años y 106 millones de euros. La continuidad del equipo estaba asegurada con Devin Booker, alero de 25 años, un jugador de primer calibre y all star en las dos últimas temporadas, con Deandre Ayton, el pívot bahameño de 23 años y número uno del draft de 2018, con Mikal Bridges, escolta de 25, y con Jae Crowder, alero de 31.

Los Suns son el cuarto mejor equipo en ataque, con una media de 112 puntos, y el séptimo que recibe menos puntos, 104,6. Ante los Warriors fue clave el marcaje de Bridges a Stephen Curry. El segundo máximo anotador esta temporada con una media de 27,8 puntos, tras Kevin Durant, con 28,6, solo pudo sumar 12 puntos, y Wiggins, 10. El escolta de 22 años Jordan Poole lideró a Golden State con 28. Draymond Green aportó 8 puntos, 11 rebotes y 5 asistencias. Otto Porter fue el único jugador de banquillo con una aportación ofensiva significativa, 16 puntos. Los Suns vencieron gracias a que Paul (15 puntos y 11 asistencias), Ayton (24 puntos y 11 rebotes), Crowder y Cameron Johnson (14 puntos) compensaron la baja de Booker, que se lesionó en el segundo cuarto y solo anotó 10 puntos. Los Warriors echaron de menos a Wiseman e Iguodala, además de Klay Thompson, a punto de reaparecer tras dos años lesionado. Los dos equipos, ahora empatados en la cabeza de la clasificación del Oeste con 18 victorias y tres derrotas, se enfrentan de nuevo en la madrugada del viernes al sábado.

El destino de los Suns varió el rumbo el día en que Williams convenció a Chris Paul para unirse a la plantilla. Fue en noviembre de 2020. El base jugaba en Oklahoma City y el fin de semana antes de empezar aquella pretemporada se consumó un fichaje que supuso la salida de Ricky Rubio, entre otros. La franquicia de Arizona apostó fuerte por Paul.

Williams, un excelente motivador, directo y exigente, empezó a transformar al equipo que la temporada 2018-2019, con el serbio Igor Kokoskov como entrenador, solo sumó 19 victorias. Ingrid, la esposa de Williams, entonces entrenador asistente en Oklahoma City, falleció en febrero de 2016, a los 44 años, en un accidente de tráfico. “Chris Paul hizo mucho por mí. Estuvo junto a mí en los momentos más negros de mi vida”, le agradece Williams. “Ahora está conmigo en los mejores momentos de mi carrera”.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Robert Álvarez

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS