El Real Madrid pedirá otro crédito de 225 millones para las obras del Bernabéu

Florentino Pérez asegura que esta partida, destinada a un invernadero, no figuraba en el presupuesto inicial de 575 millones porque la ingeniería no permitía hasta ahora esta actuación

Recreación del proyecto de reforma del Santiago Bernabéu.
Recreación del proyecto de reforma del Santiago Bernabéu.CARLOS ROSILLO

El Real Madrid solicitará un crédito adicional de 225 millones para financiar las obras de remodelación del Santiago Bernabéu, que se une a los 575 que pidió hace tres años. Esta cantidad extra, aprobada este sábado en la Junta Extraordinaria de socios compromisarios (1.562 votos afirmativos, 17 negativos y 37 abstenciones), se destinará a financiar la creación de un invernadero en los bajos del estadio que permitirá guardar el césped y habilitar el espacio actual del terreno de juego como una gran pista multiusos para celebrar actos al margen del fútbol, como conciertos, ferias, exposiciones o encuentros de otros deportes.

“No se nos ha ido el presupuesto, esto no es un desfase. Estas obras no estaban incluidas en el plan inicial”, aseguró varias veces el presidente del club, Florentino Pérez. “Hasta ahora no podíamos hacerlas porque no se habían encontrado las soluciones de ingeniería ni la aplicación tecnológica que las hicieran compatibles”, explicó el máximo dirigente blanco. “Son indispensables para generar beneficios adicionales muy superiores a los que teníamos previstos. Si no, tendríamos muchas limitaciones para explotar el estadio”, subrayó Pérez de forma genérica antes de la votación.

Las condiciones del nuevo préstamo, puntualizó, serán “similares, o incluso mejores, al crédito inicial”, que la entidad firmó con un interés fijo del 2,5% y que comenzará a pagar a partir de julio de 2023, con las obras ya terminadas. Para esta cantidad extra de 225 millones, el máximo dirigente apuntó que el interés podría situarse por debajo del 2%. El plazo máximo de endeudamiento no será superior a los 30 años, igual que con el primer préstamo de 575 millones.

Esta parte concreta de la reforma consistirá en un invernadero de 24 metros de profundidad (29m en los extremos norte y sur), 132 metros de largo y 40 de ancho. El césped se dividirá en seis bandejas y podrá recogerse en esta dependencia o extenderse sobre el campo en un plazo máximo de diez horas. “Yo no lo he visto en ningún lado”, enfatizó Pérez. Si se cumplen los plazos de ejecución, la reforma al completo concluirá a finales del próximo año. De momento, el club lleva invertidos 279 millones.

Con la misma holgura, la Junta sacó también adelante las cuentas de la temporada pasada y de la actual. En la 2020/21, el club acabó con un beneficio de 874.000 euros (313.000 en la anterior). “Fue aún más difícil porque los efectos de la covid se notaron durante los 12 meses”, comentó Pérez. El presupuesto se situó en los 617 millones y, de no haber sido por el coronavirus, habría alcanzado los 910. Por su parte, el directivo Pedro López Jiménez cifró el impacto de la pandemia en 221 millones, compensados por unas medidas de ahorro que se tradujeron en 295.

Contra los clubes Estado

Al margen de sacar adelante las cuentas del club y el nuevo préstamo, la larga sesión matutina, a la que acudieron 1.604 socios compromisarios, dejó las consideraciones presidenciales sobre los dos asuntos de la diplomacia futbolística más espinosos de los últimos meses para el Madrid, y también para Florentino Pérez: la Superliga y el acuerdo de LaLiga con el fondo CVC.

Sobre el nuevo torneo europeo encabezado por la entidad blanca, el mandatario insistió en la necesidad de “cambiar la dinámica” para evitar “la muerte poco a poco del fútbol”. “Los jóvenes se alejan por la proliferación de partidos intrascendentes y poco atractivos. El nuevo modelo de Champions, con 36 equipos en un mismo grupo, agravaría la situación”, indicó.

En su dura arremetida contra la UEFA, exigió varias veces el cumplimiento del fair play financiero y denunció la existencia de los clubes Estado, entre los cuales se incluyen el PSG, el City y ahora el Newcastle, a los que no citó. “Todos hemos escuchado al presidente de la UEFA hablar sobre flexibilizar las normas del fair play financiero, que podrían permitir inyecciones de fondos a determinados clubes que comprometerían el proyecto del fútbol. Es fundamental que los equipos puedan vivir de sus recursos y evitar que actores externos los usen para unos fines que no sean los deportivos. Es una práctica impropia en la UE que adultera las competiciones y aboca al fútbol a la ruina. En la Superliga se respetaría el fair play”, proclamó.

Y, en plena calentura del discurso, con ataques al sistema de gobernanza del principal organismo del balompié europeo –”son 55 federaciones y vale lo mismo el voto de Andorra que el de Alemania”-, el mandatario soltó la frase que envalentonó a la concurrencia: “Igual hay que recordarle a la UEFA quién es el Real Madrid”.

“A disposición de los clubes que lo pasen mal”

No bajó el tono cuando explicó su rechazo al acuerdo de LaLiga con CVC para ceder el 10,95% de los derechos televisivos a este fondo para los próximos 50 años a cambio de 2.668 millones para las 42 entidades de Primera y Segunda (a devolver en 40 años), una operación que calificó de irregular. “Se acercaron a varios clubes en apuros económicos ofreciéndoles financiación e inscribir jugadores adaptando las normas del fair play financiero. Y se les pidió que no informaran al Real Madrid”, relató Pérez, que se ofreció a ayudar a los equipos que necesiten dinero.

“Estamos a disposición de quienes lo estén pasando mal para trabajar en estructuras legales, ventajosas y sensatas. Existen fuentes de financiación más razonables antes que quedar presos de una operación con CVC. Hoy el dinero vale muy poco, se pueden obtener a 30 años créditos con un interés fijo de menos del 2%. ¿Por qué tenemos que meternos en este lío? Hipotecar el futuro durante 50 años, que como dice el presidente del Barcelona es medio siglo, es una operación inasumible. Nuestra experiencia financiando las obras del estadio en términos infinitamente mejores nos avalan”, concluyó el presidente del Madrid.

Como en la guerra, la respuesta del otro bando llegó al instante. “Hay fondos que participan en negocios del Madrid que suponen no controlar esos activos en 25 años. FP no quiere el proyecto CVC ya que ataca a SU Superliga”, escribió el presidente de LaLiga, Javier Tebas, en Twitter.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS