El Unics aplasta al Baskonia en el segundo cuarto

El equipo de Perasovic se impone al de Ivanovic (83-69) tras un desastroso parcial de los baskonistas en el que solo anotaron dos tiros de campo

Sedekerskis lanza ante Brown
Sedekerskis lanza ante Brown

El Baskonia se estrelló en Rusia cuando buscaba su cuarta victoria consecutiva en la Euroliga, pero tuvo que volver a la casilla de salida después de una lamentable primera parte (48-23), sobre todo en el segundo cuarto (24-6). Algo se quebró en el juego colectivo baskonista frente al Unics Kazan, pero todo les salió mal a los jugadores de Dusko Ivanovic. Las estadísticas lo decían todo. No hacía falta fijarse en nada más. El equipo que dirige el ex baskonista Perasovic sólo había ganado un partido hasta la fecha, pero el Baskonia le regaló otro.

Todo lo que podía salir mal salió mal en el segundo cuarto del Baskonia en Kazan, que fue un desastre en defensa y una catástrofe en ataque. Anotó seis puntos el equipo vitoriano, como en un partido de minibasket de benjamines. La primera canasta del segundo parcial entró cuando ya se habían consumido siete minutos, como si el marcador se hubiera quedado atascado en el número 17 que señalaba cuando terminó el cuarto inicial. Pero no era un error informático, sino humano. Los jugadores baskonistas no se habían reiniciado tras la pausa, ni mucho menos. Desesperado, Ivanovic llegó a poner en cancha a Barrera, al que apenas utiliza, pero es que el nivel de sus compañeros invitaba a cualquier alternativa. “Este equipo no puede jugar así, sin carácter”, resumió enfadado el técnico al final.

Si en los primeros diez minutos sobrevivieron gracias a los triples –anotaron cinco–, el tiro interior cojeaba desde el inicio. Sólo una canasta en el primer cuarto. Bastó un ligero ajuste defensivo ideado por Perasovic para secar el pozo desde la línea de tres. Nadie era capaz de cumplir el ejercicio elemental de cualquier jugador de baloncesto: anotar canastas. En el segundo cuarto se repitió lo que había sucedido en el primero, pero sin el maná de los triples: dos tiros en juego y, en el último instante, un par de tiros libres para completar unos números desastrosos que acabaron con el partido del Baskonia.

Luego, con el partido decidido ya desde el descanso, el Unics bajó el ritmo, aunque en el Baskonia sólo Baldwin se activó en acciones individuales que maquillaron los números del equipo vitoriano, que ganó los parciales de los últimos cuartos, aunque de nada sirvió porque la desventaja, que se fue a los 30 puntos antes del descanso, fue la bolsa de la que vivió el equipo ruso para ganar sin problemas.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS