El Real Madrid escapa de un laberinto ante el Fenerbahçe

Los de Laso, liderados por Causeur, Rudy y Alocén, se sobreponen a las bajas y la espesura general con un ejercicio de abnegación (70-69)

Rudy Fernández intenta salvar un balón ante la mirada de Shayok
Rudy Fernández intenta salvar un balón ante la mirada de ShayokJUANJO MARTIN (EFE)

El Real Madrid tiró de experiencia y abnegación defensiva para escapar del laberinto en el que se metió ante el Fenerbahçe. Los de Laso, a contrapié desde el inicio, mantuvieron la paciencia y la concentración para resolver a tiempo el crucigrama frente al cuadro turco y hacerse con su cuarta victoria en cinco jornadas de la Euroliga. Una hora antes del partido Tavares causó baja ante su inminente paternidad y, sin la intimidación ni la producción del caboverdiano, el duelo resultó un parto para los blancos. Pero el empuje de Alocén, la competitividad de Rudy, el acierto de Causeur (16 puntos) y la brega de Porier (17 rebotes) alumbraron al Madrid para escapar al final del atolladero (70-69). El triple postrero de Shayok se estrelló en el aro y dejó sin premio al equipo de Djordjevic, ovacionado por la parroquia madridista en la presentación.

Con más pérdidas (16) que asistencias (13), el Madrid se sobrepuso a la ausencia de Tavares, y también de Llull (lesionado en el hombro izquierdo), al mal día de Yabusele tras semanas de percusión, y a la espesura generalizada de todo su elenco, para mantener su condición de inexpugnable en el Palacio. Los blancos salieron victoriosos ante el Fenerbahçe y completaron con éxito la secuencia de tres partidos consecutivos en casa, cuatro en las cinco primeras jornadas de la Euroliga. Un camino de rivales exigentes, pero de desgaste abarcable. Todo lo ahorrado en millas aéreas lo ha empleado el conjunto de Laso para consolidar su reconstrucción y hacer hucha de victorias antes de que llegue el frío. Esta vez sufriendo hasta el bocinazo final.

Ya fuera por las importantes bajas, y los consiguientes desajustes, o por la solidez del entramado defensivo del Fenerbahçe, el Madrid fue incapaz de desatar la carrerilla con la que abrumó de salida a Mónaco y Panathinaikos. El equipo blanco se adentró ésta vez en un atolladero de desacierto y ansiedad y solo fue capaz de anotar dos canastas en los primeros seis minutos, un triple de Hanga y otro de Heurtel. De los 30 puntos en el primer acto ante franceses y griegos, a los pírricos 10 ante los turcos (10-15, m. 10).

La brega de Vesely y Polonara permitió a los de Djordjevic hacerse con la iniciativa y, en busca de soluciones, Laso dio la alternativa a otro canterano: Eli John Ndiaye. El ala-pívot, de 17 años y 2,04m, nacido en Guediawaye (Senegal) y formado en Valdebebas desde edad infantil, se convirtió en el 17º joven debutante en la las 11 temporadas de mandato del entrenador vitoriano. Pero el brío del chaval (dos puntos, un rebote y un robo en sus primeros seis minutos en la Euroliga) no terminó de espolear a su equipo. Tampoco la salida de Tristan Vukcevic, reclutado de nuevo ante la falta de efectivos en la pintura.

Apenas Abalde fue capaz de encontrar alguna rendija en la defensa turca para aliviar el colapso madridista. El Fenerbahçe movió mejor el balón (12 asistencias al descanso por seis de los blancos), aprovechó los desajustes de su rival, y tuvo más acierto desde el triple (5 de 8 en ese tramo, con 2 de 3 para Polonara). Pero, precisamente desde el perímetro, encontró el Madrid una solución de emergencia con nombre y apellidos: Fabien Causeur. Tres bingos del francés en sus cuatro lanzamientos desde el 6,75, permitieron al conjunto de Laso llegar al entreacto con una desventaja abarcable. Del 25-36 del minuto 18 al 35-41 al cierre de la primera mitad. Los 11 puntos de Causeur compensaron las ocho pérdidas y el desequilibrio defensivo de los blancos. Se fueron los locales al vestuario con sensación de mal menor tras el suplicio y el Fenerbahçe pensando en que le había cundido poco su buen hacer.

En la reanudación, Laso probó a reunir en pista a Heurtel y Alocén para equilibrar el borrón estadístico de tener más pérdidas que asistencias. Pero el Madrid no mejoró ni la fluidez ni la afinación: 37 puntos en 24 minutos con un 7 de 20 en triples. Hasta que un acierto de Hanga ejerció de toque de corneta, en el parquet y en la grada. Alocén (que había adelantado a Williams-Goss en la rotación después de que el estadounidense recibiera un golpe en la mano) encontró la medida entre las prisas y el vértigo, Rudy (ejerciendo de cuatro) y Hanga tensaron la cuerda en defensa, y Poirier se afianzó en el rebote (no en la anotación). Un arreón que enderezó definitivamente a los blancos. Otro triple sobre la bocina de Causeur ajustó las cuentas antes de entrar en la recta de meta (50-52, m. 30).

El Fenerbahçe descubrió a un tiempo la fatiga y las dudas. El Madrid encontró la fórmula, con cuatro bajitos en pista en torno a Poirier, y el optimismo. De Colo y Vesely (midiéndose con cuatro faltas) intentaron apuntalar el edificio, pero Alocén, infatigable, siguió en su empeño hasta empatar el encuentro con un triple a falta de seis minutos (58-58, m. 34). Y, acto seguido, Rudy completó la remontada parcial (61-60). Una revisión arbitral a tres minutos del final permitió respirar a los dos pilares de la reacción madridista tras su acelerón. Y de la cumbre de los colegiados resultó una antideportiva a Mahmutoglu y una técnica posterior a Djordjevic. Sin embargo, de la retahíla de tiros libres, el Madrid salió con solo dos puntos de ventaja. Ahí seguía Vesely para empatar y también Pierria Henry que, con un triple, colocó el desenlace en la cornisa (64-67 a 1m 48s). La última pelota la gestionó De Colo, pero la defensa del Madrid obligó a que se la jugara Shayok, que falló en su intento de sentencia. El conjunto de Laso escapó victorioso de un partido laberíntico.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Faustino Sáez

Es redactor de deportes del diario EL PAÍS, especializado en baloncesto. Además del seguimiento de ACB y Euroliga, ha cubierto in situ Copas, Final Four, Europeos y Mundiales con las selecciones masculina y femenina. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS