liga santander

Simeone: “Lo mejor fue ver a los jugadores que saltaron desde el banquillo”

Después de un mal primer tiempo, el Atlético muestra el poder de su plantilla. “Los suplentes cambiaron el partido”, dice el técnico argentino

Lemar celebra su gol frente al Espanyol.
Lemar celebra su gol frente al Espanyol.Enric Fontcuberta / EFE

Un minuto antes de que acabara el primer acto, los jugadores del Atlético de Madrid se plantaron en su campo. Prácticamente inmóviles, miraban cómo Darder y compañía se pasaban el balón sin resistencia, como si solo el pitido del árbitro les pudiera rescatar de la frustración y así correr rumbo a los vestuarios para escuchar a Diego Pablo Simeone. “En la primera parte no tuvimos el juego ni la velocidad adecuada. Ellos, a partir del minuto 15 dominaron el partido con un juego dinámico, agresivo e intenso. Nos hicieron daño”, explicó el técnico argentino.

Más información

Simeone actuó tras el paso por los vestuarios. En realidad, más que actuar, rectificó. El encaje del regreso de Griezmann alteró al Atlético; al menos, en la alineación. Lemar, por ejemplo, se quedó en el banquillo. El francés, titular en los tres primeros partidos en la Liga (una asistencia), se erigía como una de las piezas clave en el nuevo centro del campo del cuadro rojiblanco que comienza la defensa del título en la Liga. “Tuvo un problema digestivo con la selección y perdió tres kilos. Luego entrenó, pero yo tuve dudas y no lo puse desde el inicio. Pensaba en recuperarlo mejor para el miércoles”, reveló Simeone sobre el partido de Champions en el Wanda contra el Oporto. Y añadió: “Lemar está en un momento muy bueno. Ese es el jugador que fuimos a buscar cuando estaba en Mónaco. Trabaja, tiene buen golpeo, es dinámico, es una pieza importantísima que creció el curso pasado, pero le faltaron goles. Esperemos que se le añada eso”.

Justamente Lemar fue una de las tres teclas que tocó el entrenador argentino tras el paso por los vestuarios, junto a Kondogbia y a Lodi. En el campo, permaneció Griezmann, que había intentado dos remates (sin destino a portería) y no finalizó ningún regate. Y para que el francés continuara en el césped, el preparador rojiblanco tuvo que mandar al vestuario a uno de sus futbolistas en mejor forma en este inicio de campaña: Ángel Correa. El delantero argentino, que había marcado tres goles y sumado una asistencia en el despertar de la liga, retrasó de inicio su posición para que Griezmann acompañara a Luis Suárez en el ataque frente al Espanyol. Ni el francés ni el uruguayo completaron el duelo. “Cambiamos, y nuestro segundo tiempo fue extraordinario. ”, celebró Simeone.

Acertó Simeone con los cambios. “Ellos aprovecharon nuestra debilidad. Debíamos cambiar para ganar”, insistió. El Atlético tomó el control del duelo y enseñó el poder de su banquillo, revitalizado también por João Félix y Cunha. “Lo mejor que sucedió fue ver a cinco jugadores desde el banco. Los suplentes cambiaron un partido. Necesitamos eso. Tenemos buenos jugadores”, subrayó el entrenador del Atlético. En el RCDE Stadium, junto a Simeone se sentaron en el banquillo João Félix (el Atlético pagó 120 millones por su traspaso), De Paul (35), Lemar (72), Kondogbia (15), Lodi (20) y Cunha (30), además de Vrsaljko, Lecomte, Héctor Herrera y Giménez. El técnico argentino presume de plantilla, su trampolín para sellar la remontada frente al Espanyol.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50