ELECCIONES EN EL FC BARCELONA

La elección más decisiva y compleja del Barça

Los socios votan este domingo por Laporta, Font o Freixa como sustituto de Bartomeu

Desde izquierda, Joan Laporta, Víctor Font y Toni Freixa. En vídeo, cuestionario de EL PAÍS a los candidatos.FOTO: ALEJANDRO GARCÍA (EFE) / VÍDEO: GIANLUCA BATTISTA

A las 23.30 de este domingo se espera el anuncio del nombre del 42º presidente en los 121 años de historia del Barça, 131 días después de la dimisión de Josep Maria Bartomeu, que se negó a afrontar un voto de censura promovido por 19.380 socios después de culpabilizar de su salida al Govern de la Generalitat y antes de que explotara el Barçagate. Hasta el 27 de octubre, el presidente justificó su claudicación por presiones a veces procedentes de Cataluña —expresadas en el procés— y en ocasiones de Madrid —sintetizadas en el victimismo—, después de intentar un traspaso de poderes a la carta que finalizaba el 21-22 de marzo.

Las elecciones se han anticipado dos semanas de acuerdo con los planes de Bartomeu, o se han demorado más de un mes si se atiende a los deseos de la Gestora, que previó la votación para el 24 de enero, una fecha que fue pospuesta por las restricciones de movilidad provocadas por la covid-19. Ahora ya no hay vuelta atrás y después de que los distintos agentes hayan actuado a destiempo, los socios del Barça votarán este domingo de 9.00 a 21.00 en seis sedes distintas: Barcelona (Camp Nou y Palau Blaugrana), Girona, Lleida, Tarragona, Tortosa y Andorra.

Los socios convocados son 110.290: 102.759 residentes en Cataluña (93%), 3.978 en el resto de España (4%) y 3.553 (3%) en el del mundo. Ocurre que 20.663 ya han votado por correo (el 90% de los 28.811 que se inscribieron) y por tanto quedan 87.479 para que lo hagan de forma presencial en unas circunstancias muy particulares por el confinamiento comarcal (afectaría a 5.000 socios) y por las condiciones en que deberán proceder ante las urnas a causa de la pandemia: solo podrá acceder al recinto el votante y, por tanto, no se producirá la habitual fiesta familiar y popular que se repetía en los comicios del Camp Nou.

Las particularidades del proceso electoral son tantas que se impone la prudencia alrededor de los pronósticos, y más si se tiene en cuenta el número de indecisos (alrededor de 35.000), el alcance de la participación (la más alta alcanzó el 53,79% en 2003, cuando ganó Joan Laporta), la edad media del votante (58 años, 27% mujeres) y el resultado del debate celebrado en TV-3, que insistió en centrar la discusión alrededor de votar a favor o en contra de Laporta.

Afrontar la deuda

El expresidente fue el candidato que más firmas reunió y el que ha marcado el tono de una campaña muy larga, inocua y con pocos picos, presidida en cualquier caso por los guiños del propio Laporta. No ha cometido errores y se ha crecido en el último tramo después de marcar perfil con la pancarta del Bernabéu. “Ganas de volver a veros”, se leía en una lona que resume un ideario que contempla también su determinación futbolística y política “Ho tornarem a fer” (“Lo volveremos a hacer”), independentista como es y amigo de Carles Puigdemont.

Ninguno de los personajes en juego es extraño a Laporta. La crítica situación económica del club (1.173 millones de deuda, 730 neta) y la falta de un plan deportivo han provocado el descarte de fichajes (Mbappé y Haaland sonaron tibiamente en boca de Toni Freixa), y por tanto que los nombres barajados para cada aspirante le sean próximos o conocidos: Xavi Hernández y Jordi Cruyff, cabezas de cartel de Víctor Font; Lluís Carreras, director deportivo de Freixa; Eric García, central exazulgrana propuesto y finalmente descartado como fichaje invernal procedente del City; y Messi.

La continuidad de Messi

La continuidad del capitán es una de las cartas a explotar después de que no exista la posibilidad de lanzar un señuelo como el de Beckham. Tampoco se discute a Koeman. Y la figura del director deportivo queda en un segundo plano porque se sabe que Laporta, Font e incluso Freixa se iniciaron en el barcelonismo a partir del Johan Cruyff jugador. Los tres, a fin de cuentas, forman parte de alguna manera de la candidatura que en 2003 alcanzó la presidencia después del fallido reinado de Joan Gaspart como sucesor de Josep Luís Núñez (1978-2000).

Freixa sobrevivió a la competencia por formar la candidatura continuista y ha intentado metabolizar el legado de los últimos presidentes para orillar a Font y ser la alternativa a Laporta. Font apela al cambio desde una candidatura muy profesional y Laporta se postula como la mejor solución desde la convencionalidad y el presidencialismo porque conoce el mundo del fútbol por su experiencia (2003-2010).

Ninguno ha explicado muy bien cómo se afrontará la deuda, ni si se podrá jugar en el Camp Nou cuando se acuerde la financiación del Espai Barça, después de que los poderes políticos, mediáticos y empresariales, así como los activos del club, hayan guardado silencio en la campaña, convencido el barcelonismo de que la deriva se acabará con la elección del presidente que, como sustituto de Bartomeu, desarticulará el Barçagate y liberará a Messi.



Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50