Liturgias

Julen Lopetegui planteó un partido casi perfecto enfundado en un chándal que parecía prestado: “El hábito no hace al monje”

Julen Lopetegui dirige, vestido de chándal, un partido del Sevilla.
Julen Lopetegui dirige, vestido de chándal, un partido del Sevilla.MARCELO DEL POZO / Reuters

Algunos de los entrenadores mejor vestidos que he visto en los últimos años no podían pagarse el traje con el sueldo que, en el mejor de los casos, les abonaba religiosamente su club. Hablo, en su mayoría, de chavales muy jóvenes, admiradores de una estética inspirada en figurones como Zidane o el primer Guardiola –más casual en los últimos años– y que desfilan con sus mejores galas por humildes campos de tierra o césped artificial, tomando grandes precauciones para no ensuciarse los bajos del ...

Más información