Sevilla

Monchi encontró al ‘Papu’ en el viaje a por Isco

El Sevilla, tras descartar al madridista, presenta al argentino, el gran fichaje del fútbol español en el mercado invernal

Papu Gómez sonríe durante su presentación como nuevo jugador del Sevilla.
Papu Gómez sonríe durante su presentación como nuevo jugador del Sevilla.Raúl Caro / EFE

Monchi, director deportivo del Sevilla, suele comparar sus planificaciones en el club andaluz con un cuadro al que siempre le falta algún retoque para mostrarse como una obra completa y ejecutada. El Sevilla se había convertido en uno de los grandes animadores del mercado veraniego al invertir más de 60 millones de euros en los fichajes de Suso, Óscar Rodríguez, Idrissi, Acuña, Bono, Rekik y Rakitic. El equipo, cuarto clasificado y campeón de la Liga Europa, había recibido un importante impulso. Pero al cuadro le quedaba aún un retoque importante.

Tras el adiós de Banega, el Sevilla carecía de un futbolista capaz de llevar el mando del partido, con personalidad para tener el balón en la zona de tres cuartos y filtrar el pase adecuado en el espacio más complicado. Cuando Monchi se sentó con el entrenador, Julen Lopetegui, para analizar los posibles candidatos a suplir esta carencia, el primer nombre que se puso sobre la mesa fue el de Isco.

El madridista es un futbolista por el que Julen Lopetegui siente predilección. No hizo falta ni llamar a Madrid. Los siete millones netos que Isco cobra en el conjunto blanco paralizaron cualquier posibilidad de abordar la operación. Monchi, con excelentes contactos en Italia desde que fuera director deportivo de la Roma entre 2017 y 2019, recibió la información de que el Sevilla podía sacar tajada de la conflictiva situación que el Papu Gómez vivía con su entrenador, Gian Piero Gasperini, en el Atalanta. Los dos mayores protagonistas del éxito del conjunto italiano en las últimas temporadas habían colisionado.

“Si no es por la pelea entre Gasperini y el Papu no tenemos a este jugador”, llegó a reconocer el presidente del Sevilla, José Castro, en los micrófonos de la Cope en la madrugada del miércoles. Surgió lo que el propio Monchi denominó como “una oportunidad de mercado irrechazable”.

El Sevilla acometió el fichaje más llamativo del mercado invernal con el pago de un fijo de seis millones de euros al Atalanta más otros dos por variables, de fácil cumplimiento según fuentes de la operación. El jugador cobrará algo menos de tres millones de euros anuales y ficha hasta 2024 por el club andaluz. Esta oportunidad de mercado ha provocado que Monchi fiche a un jugador de 32 años a punto de cumplir 33, algo que no suele ser habitual en su conducta como director deportivo. Pero no excepcional. Por ejemplo, en el verano de 2019 fichó a Fernando, procedente del Galatasaray, con 31 años.

Un mes entrenando en solitario

La llegada del Papu ha provocado mucha expectación en la afición del Sevilla. El futbolista tiene un importante eco mediático y los sevillistas están muy optimistas en torno a la operación de la llegada del argentino y el momento del equipo, vivo en todas las competiciones. El que no está tan contento es Lopetegui. El técnico ya ha deslizado que el de Avellaneda no llega en su mejor momento de forma. Después de pelearse con Gasperini, el Papu ha estado más de un mes entrenando con el filial del Atalanta.

“Quería seguir jugando al más alto nivel competitivo”, afirmó el propio jugador en la peculiar puesta de largo del centrocampista realizada por el Sevilla. El club andaluz no quiso realizar una presentación con preguntas de los periodistas, ni siquiera de forma telemática, por el impacto del coronavirus en la capital andaluza. Distribuyó imágenes y una entrevista realizada por los medios oficiales de la entidad.

“En cuanto salió la oportunidad de venir al Sevilla no lo pensé”, afirmó el futbolista, quien tiró de mucho sentimiento cuando se refirió a su nuevo equipo. Su tío, Hugo Villaverde, jugó con Bertoni, figura del Sevilla en los setenta. Además, se refirió al fichaje de Maradona por el conjunto andaluz, a su buena relación con Banega, con el que jugó en las selecciones inferiores de Argentina (ganó un Mundial sub 20 junto a él), y a la trayectoria de un equipo que en este siglo se ha instalado entre los mejores del fútbol español. El centrocampista también reconoció lo importante que ha sido en su carrera deportiva la figura de Simeone, el entrenador del Atlético de Madrid, que lo dirigió en el San Lorenzo en Argentina y en el Catania en Italia.

“Simeone me pilló en una etapa de rebeldía. Tenía 20 años y quería hacer cosas que creía que estaban bien y no lo estaban. Siempre me dijo cómo tenía que jugar cuando llegara a Europa. Coincidimos luego en el Catania”, comentó un futbolista que tuvo como ídolo a Pablo Aimar. El Sevilla tendrá que liberar una ficha para que el Papu pueda disputar la Liga de Campeones (ante el Dortmund) con su nuevo equipo.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50