copa del rey

Zidane, sobre la poca participación de los jóvenes: “Yo no tengo la culpa”

El entrenador blanco, antes de conocerse la petición de Odegaard de salir, expone que los nuevos valores “deben demostrar” y avisa de que no es lo mismo estar en el Madrid que fuera

Zidane, durante el Real Madrid-Athletic de la Supercopa de España.
Zidane, durante el Real Madrid-Athletic de la Supercopa de España.Jose Breton / AP

Horas antes de conocerse que Odegaard había solicitado salir del Real Madrid en el mercado de invierno a la vista de su escasa participación en el equipo, Zidane compareció en sala de prensa en la previa del duelo de dieciseisavos de Copa de este miércoles contra el Alcoyano (21.00, Dazn, Telecinco) y desarrolló un discurso que, a esas horas de la mañana, sorprendió porque, contra lo que es norma en el técnico francés, dejó varias frases llamativas. Le preguntaron por Luka Jovic, que en su regreso como cedido al Eintracht metió en 28 minutos los mismos goles (dos) en que una temporada y medio como blanco, y Zizou elaboró una larga respuesta en la que dejó asomar su visión sobre los jóvenes, su formación y su encaje en la exigencia diaria del Real Madrid. A media tarde, con la noticia de que el noruego había pedido otra oportunidad fuera de Valdebebas, las piezas de esa exposición terminaron de encajar.

“Es fácil decir que la culpa la tengo yo”, se arrancó. “Yo quiero siempre a mis jugadores. También se hablaba de Reguilón [vendido el pasado verano al Tottenham], de que la culpa era mía. Hay momentos en que los jugadores, cuando se quedan, saben lo que tienen. El Real Madrid es complicado y difícil, lo he vivido como jugador. Y luego hay momentos en que tienen que jugar. Es lo que ha hecho Luka [Jovic]. Tiene 21 años, ha sido una buena opción comprarle y me alegro por lo que está haciendo [en el Eintracht] para que un día pueda disfrutar de lo mismo en el Real Madrid. Pero claro, jugar dentro y fuera es diferente. Tiene 21 años y el futuro para demostrar lo que es como jugador en el Real Madrid”, añadió ZZ antes de zanjar su exposición con otra advertencia. “Y esto es para todos igual. Lo que tienes que hacer es, cuando estás dentro, mostrarte, con la competencia que hay, que es fuerte. Pero la culpa no es del entrenador. El jugador tiene que demostrar y es lo que quieren”, concluyó.

El cambio de Zizou

Una contestación en la que se sacudió la responsabilidad por la poca participación de los jóvenes; esbozó la idea de que estos futbolistas tal vez deben terminar de cocerse fuera del Bernabéu; advirtió de que vestir la camiseta del Madrid no es lo mismo que ponerse otra fuera; y avisó a estos jugadores de que, cuando están dentro del equipo, también deben sobresalir para disfrutar de más minutos.

El discurso, elaborado a su manera, relajado y con sus clásicas sonrisas, concentró una enorme carga de profundidad porque llegó en un momento en que la rotación de Zidane se ha acortado de forma radical. Desde que el equipo se asomó a principios de diciembre al precipicio de la eliminación europea, el técnico puso todos sus huevos en la cesta de los veteranos y de sus futbolistas más apreciados. El resto, casi todos jóvenes, cayó en la intrascendencia. La cuestión resulta capital porque la dirección emprendió hace tres temporadas una campaña de contrataciones de nuevos valores que no parece contar con el apoyo de Zizou en el día a día.

La situación de Odegaard, que no entró en la lista contra el Alcoyano y tal vez agote sus últimos días como blanco antes de irse de nuevo cedido, es un caso más de la lista de noveles que viven a la sombra de la vieja guardia. El noruego suma cinco minutos en los últimos seis partidos y, recientemente, hasta Isco le ha adelantado en el orden de preferencias. Vinicius apenas acumula 44 en cinco encuentros. Valverde, que había rendido a gran nivel bajo la dirección de ZZ, ha perdido el paso ante la apuesta innegociable por el triunvirato Casemiro-Modric-Kroos. Jovic, completamente desaparecido tras tres titularidades a principios de curso, trata de reflotar su carrera al calor del hogar alemán. Militão ya lleva 12 choques sin ningún minuto. Y el portero Lunin todavía no se ha estrenado cuando el año anterior Areola ya había tenido varias oportunidades a estas alturas. Ahora la duda es si alguno de ellos seguirán los pasos de Jovic y Odegaard.

Para el duelo de Copa, además de la ausencia de Odegaard, tampoco viajan Modric, Ramos, Carvajal y Varane. Sí entran los canteranos Blanco (medio) y Chust (defensa).

Lo más visto en...

Top 50