ATLÉTICO DE MADRID

Luis Suárez, el toque del líder

El delantero uruguayo, decisivo en el primer puesto del Atlético, ha marcado ocho de sus nueve goles en el campeonato con un solo contacto con la pelota

Luis Suárez remata a puerta durante el Alavés-Atlético del pasado domingo disputado en Mendizorroza.
Luis Suárez remata a puerta durante el Alavés-Atlético del pasado domingo disputado en Mendizorroza.CESAR MANSO / AFP

La naturalidad de un goleador la describen los movimientos, según la posición del balón, que el instinto le ha mecanizado con el paso de los años. Con 1-1 en el marcador, mientras entre Koke, Lodi y Lemar toqueteaban la pelota en el costado izquierdo, Luis Suárez permanecía pegado a Florian Lejeune. Para cuando Saúl conectaba con João Félix, Suárez ya había comenzado a distanciarse de su marcador. El central del Alavés terminó intentando tapar el pase del portugués al primer palo y el charrúa esperando en el segundo para empujar la pelota con el interior del pie derecho y preservar el liderato del Atlético de Madrid en el minuto 90.

Otro gol a un toque, el octavo de los nueve que suma en el campeonato (su mejor arranque en su primera temporada en un club). Cinco dianas con la izquierda, su pierna mala, dos con la derecha y dos con la cabeza para las que solo ha necesitado 13 remates. La concreción es otra de los rasgos de los grandes dominadores del área y el físico obliga al charrúa, de 33 años, a sintetizar como nunca sus prestaciones. No da una carrera de más cuando no tiene opciones de jugar o recuperar la pelota, pero tampoco da una de menos si intuye que tiene posibilidades de rematarla o robarla.

“Corre raro, como si estuviera cojo. Contra el Alavés no había hecho grandes cosas, pero sus últimos 20 minutos en Vitoria fueron una lección de movimientos de desmarque y de jugar para aguantar la pelota y desahogar al equipo”, relatan en el Atlético. “Suárez estaba donde tiene que estar el nueve”, remarcó Diego Pablo Simeone.

Igualado en la tabla de goleadores con Gerard Moreno y con Iago Aspas, aunque sin marcar de penalti, para Simeone Luis Suárez se ha convertido en el goleador que esperaba desde que Falcao encontró su jaula de oro en el Mónaco en el verano de 2013 y Diego Costa abandonó por primera vez el club en 2014 para fichar por el Chelsea. Desde entonces, la nómina de delanteros ha sido amplia y ninguno le ha llenado tanto el ojo al preparador argentino. Mandzukic, Fernando Torres, Jackson Martínez, Gameiro, Vietto, Morata y, de nuevo Costa, no tuvieron el punto diferencial que ha mostrado Suárez en este primer tercio de la temporada.

Después de casi 300 millones de euros desembolsados en la búsqueda de un goleador, el Atlético y Simeone han encontrado en su inversión más económica —seis millones de euros— al delantero que tanto ansiaban. “Cuando tuvimos a un muy buen Falcao, muy buen Costa y muy buen Griezmann, siempre nos acercamos a competir hasta el final por todo”, ha reiterado Simeone tras la llegada de Suárez. Solo esos tres atacantes citados han rebasado los 20 goles en una campaña a las órdenes del técnico argentino. Cuando lo hicieron Falcao (34) y Diego Costa (21) en la campaña 2012-13, el Atlético conquistó la Copa del Rey y la Supercopa de Europa; cuando lo hizo Costa (36) en 2013-14, el Atlético ganó la Liga y disputó la final de la Champions; y cuando Griezmann rebasó esa cifra disputó el campeonato 15-16 hasta la penúltima jornada, jugó otra final de la Copa de Europa ese mismo curso y ganó la Liga Europa en 2018. David Villa, otra adquisición al Barcelona, prima hermana económicamente a la de Luis Suárez, también tuvo un rendimiento goleador (15) decisivo en el título liguero de 2014.

Abrir marcador

Salvo los dos goles de su estreno contra el Granada (6-1), con el marcador ya resuelto y uno ante el Cádiz (4-0), el resto de los tantos de Luis Suárez han tenido un peso definitivo en los partidos. Contra el Celta (0-2) en Vigo, y el Elche (3-1) y el Getafe (1-0) en el Metropolitano, sus tantos abrieron el marcador y el de Mendizorroza ganó el partido. Ante el Betis (2-0) hizo el gol que cerró el encuentro.

La trascendencia y la condición de intocable de Suárez terminaron por hartar a Diego Costa. El hispanobrasileño llevaba varias semanas barruntando su salida antes de forzarla en San Sebastián. Primero comunicándole al director deportivo, Andrea Berta, antes del partido en Anoeta, su intención de rescindir el contrato y después escenificando su cabreo ante Simeone por haberle dado entrada con 0-2 en el marcador y a solo cuatro minutos del final. La misma decepción que causó en la dirigencia que Morata no se viera capaz de competir con Costa ha causado ahora la marcha de este sabiendo que Suárez necesita dosificar esfuerzos y partidos.

En el Atlético aseguran que aún están terminando de rastrear opciones en el mercado para tratar de encontrar un delantero que oxigene al goleador charrúa. “Estamos valorando si traemos a alguien o no. La dirección deportiva está trabajando en consecuencia de si puede venir uno o no es necesario que venga nadie”, dijo Simeone en la previa del partido ante el Alavés. El técnico le ha dicho al club que dentro de sus posibilidades busque un jugador experimentado que le sirva para jugar media hora de calidad o para darle descanso a Suárez de inicio y que acepte ese rol. Si la propuesta del club no se ajusta a ese perfil, no quiere a nadie. Por eso cerró su respuesta con ese inquietante “no es necesario que venga”.

Simeone no quiere otro Ivan Saponjic, con el que apenas cuenta, porque opina que el primer equipo no está para que los fichajes hagan prácticas. El Cholo no quiere un becario que tenga que darle continuidad puntual a la efectividad goleadora con la que Suárez puede facilitarle su segundo título de Liga.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50