Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocho partidos de sanción a Kiko Casilla por insultos racistas a un rival

La federación inglesa suspende al portero del Leeds por un episodio con Jonathan Leko, del Charlton, el pasado septiembre

El portero del Leeds Kiko Casilla, hace una semana contra el Reading.
El portero del Leeds Kiko Casilla, hace una semana contra el Reading. Getty

El portero español del Leeds Kiko Casilla ha sido sancionado con ocho partidos por insultos racistas al jugador del Charlton Jonathan Leko en un encuentro de la Championship, la segunda división inglesa, disputado el pasado 28 de septiembre. La federación ha impuesto, además, al exguardameta del Real Madrid una multa de casi 70.000 euros y le obliga a asistir a una sesión educativa sobre racismo. Casilla siempre negó estos hechos. 

El árbitro de ese duelo, John Brooks, actuó de oficio y fue el que informó a la federación de que había escuchado insultos racistas de Casilla. El procedimiento reunió a lectores de labios e intérpretes de castellano para dilucidar qué es exactamente lo que dijo el portero. Así pues, la sanción responde a una investigación que ha sido cuestión de meses y que castiga con firmeza el presunto acto del internacional español. 

El Leeds, en un comunicado, además de mostrar su oposición a la xenofobia, subrayó que Casillas siempre ha negado haber hecho comentarios racistas. "La federación ha basado su decisión en el equilibrio de probabilidad en lugar de demostrar que Kiko es culpable más allá de toda duda razonable, lo cual siempre hemos creído que es la carga de prueba más apropiada", señala la nota del club inglés.

El racismo en el fútbol ha sido protagonista en el fútbol europeo en las últimas semanas. Hace 15 días, el jugador del Oporto Moussa Marega, franco-maliense de 28 años, se retiró del césped durante un encuentro con el Vitoria de Guimaraes de la liga portuguesa. Varios compañeros y rivales trataron sin éxito de frenarle en su camino a los vestuarios y su entrenador, Sérgio Conceiçao, realizó un cambio rápido para evitar quedarse con diez. La escena abrió un debate debido a la poca empatía que generó su sufrimiento en los jugadores de ambos equipos y en el árbitro, que le mostró tarjeta amarilla. 

Y hace un mes, en un Espanyol-Athletic de la liga española, el delantero rojiblanco Iñaki Williams fue insultado desde uno de los fondos del estadio blanquiazul tras ser sustituido. El club identificó a 12 personas, aunque todavía no se ha conocido si habrá sanción para ellos.   

 

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >