Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valladolid y Villarreal se reparten actos y un punto

Los pucelanos superan a los de Calleja en el primer periodo y son sometidos en el segundo

Valladolid Villarreal
Alcaraz y Toni Villa celebran el gol del Valladolid. EFE

Valladolid y Villarreal son dos equipos muy buenos si solo se tienen en cuenta media parcela del terreno de juego. Los pucelanos defienden muy bien. Atacar les resulta astrofísica. Los castellonenses son, en ocasiones, una verbena entorno a Asenjo, incómodos sin el esférico con la sensación permanente de que cualquier aproximación rival acabará en drama; y, por el contrario, se muestran dulces y lúdicos cuando pisan campo ajeno. De la confrontación de muestrarios y estilos, salió un empate que disgustó más al Villarreal porque tuvo la intención y terminó mejor el partido que el Valladolid que abrazó el punto que le mantiene lejos de la quema. Y los pucelanos celebraron el debut de Ben Arfa, sin ritmo y trascendencia el francotunecino en los 19 minutos que dispuso en su estreno en LaLiga.

Real Valladolid
VAD
1
-
1
VLL
Villarreal
Real Valladolid
Masip, Javi Moyano, Raúl García, Mohammed Salisu, Kiko, Toni Villa (Hervías, min. 64), Míchel, Óscar Plano (Ben Arfa, min. 77), Rubén Alcaraz, Enes Unal y Sandro (Miguel De La Fuente, min. 69).
Villarreal
Asenjo, Rubén Peña, Albiol, Ramiro Funes Mori, Mario, Iborra, Cazorla, Trigueros, Moi Gómez (Javi Ontiveros, min. 83), Gerard Moreno y Alcácer (Samuel Chukwueze, min. 71).
Goles
1-0 min. 14: Rubén Alcaraz . 1-1 min. 53: Gerard Moreno .
Árbitro
Alejandro José Hernández Hernández
Javi Moyano (min. 57), Raúl García (min. 77), Toni Villa (min. 57), Rubén Peña (min. 69), Albiol (min. 40) y Iborra (min. 59).
Estadio:José Zorrilla

El equilibrio final fue el resultado de dos partes bien diferenciadas. Superior el Valladolid en el primer tiempo hasta que alcanzó el gol de Rubén Alcaraz, a un Villarreal poco enérgico. El conjunto de Calleja se repuso en el segundo periodo dando un paso adelante y agenciándose el balón que pasaba una y otra vez por Cazorla que tiene la cualidad de mejorar el juego y a sus compañeros. Gerard Moreno puso las tablas en el marcador y el posterior dominio amarillo no le procuró más rédito.

De salida, el Valladolid aplicó el método que al Villarreal le contrarresta: la intensidad, kryptonita para los castellonenses. Los de Sergio González se metieron en faena desde el pitido inicial ante el suave equipo amarillo, complaciente en defensa. Al cuarto de hora, los de Pucela ya mandaban en el marcador tras una apertura de Enes Ünal hacia el extremo derecho por donde percutía Sandro. El canario, mientras ganaba metros hacia el área de Asenjo, oteó el horizonte y espero la llegada desde la segunda línea de Rubén Alcaraz que, sin oposición alguna, y con el acompañamiento visual de los zagueros de Calleja, cazó una volea tan plástica como efectiva, imparable para Asenjo.

El Valladolid seguía ciñéndose a su plan, protegido en defensa y atento a las disputas individuales. Paradójicamente fue cazado en una contra fabricada entre Gerard Moreno y Paco Alcácer que el valenciano estrelló en el palo izquierdo de Masip.

Las concesiones recurrentes de Funes Mori resultan circenses. Sin la presión cercana de ningún contrario, el argentino mandó equivocadamente un pase sencillo dirigido en principio a Iborra, que fue a parar a Sandro que se encontró con un páramo por delante, con metros para correr y enfrentarse mano a mano con Asenjo. El canario, un delantero que ha perdido el gol, no encontró portería ni de cerca. El alivio de Funes Mori fue mayúsculo. La ausencia de Pau Torres pesa en el equipo de Calleja.

Tras la ocasión de Sandro, el Valladolid se relajó en la presión y reculó unos metros, empujado en parte por el Villarreal paciente en el despliegue, con posesiones tan eternas como carentes de profundidad y remate. Fuegos de artificios.

El Valladolid no se fiaba. La calidad del Villarreal podía aparecer en cualquier momento. Y el conjunto de Calleja mudó de piel desde el inicio del segundo periodo, más activo y profundo. Y alcanzó pronto el empate por mediación de Gerard Moreno, tras un saque de esquina y en una acción que tardó tres minutos en ser validada. En principio, el árbitro anulaba el gol por entender falta previa de Iborra. No había tal, como comprobó Hernández Hernández tras revisar la jugada. Tres meses después, Gerard Moreno volvía a marcar en Liga.

El empate descentró al Valladolid, tanto como animó al Villarreal. Paco Alcácer desperdició una oportunidad idílica. Enfrentado con Masip, inopinadamente, el valenciano, con toda la portería a favor, emuló a Sandro y su disparo no encontró portería. Fue la última acción de Alcácer antes de ser sustituido por Chukwueze. Hasta el final, el Villarreal se lanzó con insistencia a por la victoria con Cazorla a los mandos liderando al equipo amarillo. El Valladolid, con concentración y orden, retuvo el punto que le deja lejos del descenso. A los de Calleja se les quedó corto el empate.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >