Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Real Sociedad, primer finalista de la Supercopa de España

Un disparo cruzado de Leire Baños impulsa a un equipo donostiarra que vuelve a despuntar en un torneo del ko

Corredera, defendida por Latorre en la semifinal de la Supercopa.
Corredera, defendida por Latorre en la semifinal de la Supercopa. EFE

A la Real Sociedad le sientan fenomenal los torneos del ko. Hace medio año, levantó la Copa de la Reina tras cargarse en la final al Atlético, campeón de Liga; y este miércoles, se deshizo del Levante (1-0), claro aspirante a clasificarse para la Champions y que le había goleado (3-0) a mediados de enero. El pasado reciente no importó y las donostiarras se colaron en la lucha por el título de la primera Supercopa de España que se disputará el domingo (12.00, TVE). Su rival saldrá del Atlético-Barcelona de este jueves (20.00, Teledeporte). 

Real Sociedad, 1 - Levante, 0

Real Sociedad: Quiñones, Iraia, Tejada (Maddi, min. 76), Etxezarreta (Manu, min. 93), Nahikari, Itxaso, Cardona, Baños, Latorre (Olaizola, min. 90), Lucía, Mendoza. No utilizadas: Adriana, Eizagirre, Roldán, Cecilia.

Levante: Paraluta, Batlle, Maitane, Corredera (González, min. 55), Banini (Jucinara, min. 75), Zornoza, Ivana, Alharilla (Gemma, min. 84), Navarro, Rocío, Redondo. No utilizadas: Torres, Ruth, Soni, Pérez.

Goles: 1-0. Baños. Min. 17.

Árbitra: Ainara Andrea Acevedo Dudley.

3.244 espectadores en el Helmántico.

Todo se decidió en un disparo cruzado de Leire Baños casi en el amanecer del duelo, pero no faltaron ocasiones de ambos equipos para que el marcador del Helmántico de Salamanca, donde hubo más cemento a la vista del deseado, tuviera trabajo extra. De hecho, dos minutos antes de la diana vasca, Banini, del Levante, pudo cantar bingo en un disparo con la derecha que escupió el poste. La centrocampista fue la más activa de las valencianas, pero la mejor actuación global hasta el descanso correspondió a la Real. Mejor plantada y presionando bien arriba, su puesta en escena, rubricada con el tanto de Baños, terminó resultando clave. El Levante trató de activarse al verse en desventaja, aunque sin éxito. Un golpe franco de Nuria Mendoza en el minuto 36, que se estrelló en el larguero, fue la constatación de que el encuentro lo tenían agarrado por la solapa las blanquiazules. 

El viento sí giró de dirección a la vuelta de los vestuarios, y la culpa la tuvo Esther González. La aparición de la delantera en lugar de la internacional Marta Corredera agitó a su equipo con un efecto inmediato. Casi de forma consecutiva, la ex del Atlético no acertó a golpear bien con el exterior un buen pase filtrado de Alharilla y un disparo desde la frontal de Maitane lo atajó Quiñones. 

El Levante se activó, la necesidad tampoco le dejaba más opciones, sin embargo, eso tampoco achantó a la Real, que no se descompuso en defensa y amenazó punzante en ataque. Dispuso de dos momentos para cerrar la semifinal: primero con un taconazo exquisito de Nahikari y luego con un mano a mano de Cardona, a la que el exceso de tiempo para pensar le agarrotó las piernas.

Las valencianas insistieron, e Ivana Andrés y otra vez Esther González, ambas de cabeza, pudieron lograr el empate ante una Real Sociedad que, no obstante, se defendió sin excesivos agobios. Nahikari ejerció de boya en el último suspiro y todas juntas terminaron celebrando otra final.  

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >