Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garbiñe recupera la confianza

Cuando dejas de estar totalmente focalizado en lo que haces se van deteriorando las características de tu mejor juego. Esta atención necesaria es el aspecto más importante que le hemos visto recobrar

Muguruza se dispone a restar durante un partido. En vídeo, el último punto de su choque de cuartos y sus declaraciones posteriores.

En el cuadro femenino hemos visto en estos partidos previos una renovada y muy mejorada Muguruza. Ha sido capaz de deshacerse, entre otras, de las cabezas de serie número 5 y 9 y ante esta última, además, la vimos muy cerca del nivel que la llevó a levantar sus dos trofeos del Grand Slam y su posterior ascenso al número uno del ranking mundial. Después de muchos meses en clara tendencia negativa, en este torneo está siendo capaz de revertirla y de emprender la remontada.

Como aficionado y entrenador uno se pregunta qué ha pasado, cuál ha sido el motivo de este cambio. Aunque, quizás, lo que deberíamos plantearnos es más bien cuál fue el motivo del primer cambio, el que la llevó a apartarse paulatinamente de las primeras posiciones de la clasificación.

En el deporte pequeños detalles marcan una gran diferencia. Cuando tú dejas de estar totalmente focalizado en lo que haces, se van deteriorando las mejores características de tu juego. Llegas algo más tarde a la bola, pierdes algo de potencia y precisión en tus golpes y la confianza se resiente progresivamente. Esta atención necesaria es, precisamente, el aspecto más importante que le hemos visto recuperar a Garbiñe. El resto ha resurgido por sí solo.

Tengo tendencia a no creerme la repetida idea de que es más difícil mantenerse que llegar. Siempre son muchos más los que llegan y logran mantenerse que los que no llegan nunca. En mi concepción simple de la vida, me sorprende más que alguien deje de hacer lo que sabe hacer que no justamente lo contrario.

Creo que Garbiñe es una clara aspirante al triunfo final si sigue manteniendo esta estabilidad y buen juego. A Rafael, por su parte, le espera un difícil encuentro ante Dominic Thiem. El austriaco es el jugador de la nueva hornada más parecido a los de la anterior generación, tanto por actitud como por compromiso. Serio y correcto tanto dentro como fuera de la pista, y con una capacidad de lucha admirable y poco usual en los jugadores más jóvenes.

Cuando un entrenador plantea un partido, o en su caso, un jugador sale a disputarlo, a ambos les gusta tener un plan estratégico más o menos claro. Te da una cierta tranquilidad y seguridad presuponer que si el juego va por este o por aquel derrotero las probabilidades de victoria aumentarán considerablemente. En este duelo, pienso que la cuestión táctica está más clara para Dominic. Intuyo que él va a salir con la intención de imprimir una alta velocidad a la bola, la única brecha por la que puede debilitar a Rafael.

Este, en cambio, encontrará pocas fisuras en su rival y, por consiguiente, debe enfrentarse a la dificultad de no poder encontrar un punto débil que guíe su táctica en el partido. En términos generales, sin embargo, sigo viendo a Rafael algo superior y, por tanto, con más posibilidades de clasificarse para la semifinal.

Si yo fuera su entrenador, le diría lo que en muchas ocasiones le dije: “No pienses demasiado en el rival. Ocúpate solo de aplicar tu juego. Si así lo haces tendrá dificultades para ganarte”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información