Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fútbol, política y Montalbán

El autor plantea un recorrido que arranca con la relación entre el barcelonismo y la militancia política de Montalbán y analiza posteriormente la utilización del balompié por parte de los mandatarios

Portada del libro de Jordi Osúa.
Portada del libro de Jordi Osúa.

¿Tienen ideología los clubes de fútbol? Si es así, ¿quién decide cuál es? En España, por ejemplo, el Fútbol Club Barcelona y el Real Madrid son identificados de forma recurrente con dos modelos de sociedad muy diferentes. La rivalidad va mucho más allá de lo deportivo. Dictadores y políticos se dieron cuenta hace ya mucho tiempo de la fuerza del balompié y decidieron convertir los clubes más potentes en embajadores de sus ideas, valores o anhelos.

“El fútbol en España es muchas otras cosas. Deporte-espectáculo preferido de las masas, polarizador de tensiones interregionales y de proyecciones ultranacionales, el fútbol es pieza indispensable para la comprensión total de treinta años de la Historia de España”, decía ya en 1973 Manuel Vázquez Montalbán. El periodista y escritor fue uno de los primeros intelectuales en aceptar con naturalidad su pasión por el fútbol y en convertirla en un vehículo para explicar la realidad. El libro Vázquez Montalbán, fútbol y política (Base), ofrece un completo, riguroso, divertido y didáctico repaso a la perspectiva montalbaniano. Su autor, Jordi Osúa Quintana, es doctor en Ciencias del Deporte por una tesis sobre el pensamiento deportivo del escritor catalán.

Osúa plantea un recorrido que arranca con la relación entre el barcelonismo y la militancia política de Montalbán y analiza posteriormente la utilización del balompié por parte de los mandatarios —tanto en regímenes totalitarios como en democracias—. Plantea la analogía de los clubes como sustitutivos de la participación política y se adentra en los trasvases mutuos entre los dos ámbitos. Siempre con la magia del fútbol presente, posibilitando que alguien que consideraba al Barça como “el ejército desarmado simbólico de la catalanidad” se viera un día ayudando a proteger simbólicamente un balón a Butragueño mientras veía por la televisión un encuentro de la selección española.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >