Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Luis Suárez, cuatro meses de baja

El uruguayo es operado por segunda vez del menisco de la rodilla derecha y el Barça, que no cuenta con otro nueve, puede acudir al mercado de invierno

Operacion Luis Suarez
Luis Suárez, ante el Atlético en la Supercopa. AP

Luis Suárez estará cuatro meses de baja tras haber sido operado este domingo del menisco externo de la rodilla derecha, la misma de la que ya fue intervenido en mayo. El largo periodo de convalecencia del delantero uruguayo supone un serio contratiempo para el Barça, que ya tiene en la enfermería a Dembélé y a Arthur, y no cuenta en su plantilla con un ariete nato.

Suárez regresó lesionado de la semifinal de la Supercopa de España contra el Atlético, el pasado jueves, y el club informó el sábado de que tenía que someterse a una intervención quirúrgica. Pero no se esperaba que el periodo de recuperación fuera tan largo. En un principio, los médicos confiaban en Luis Suárez podría competir de nuevo en seis semanas. No será así y se abre un dilema en la Ciudad Deportiva Joan Gamper.

Luis Suárez, que el próximo 24 de enero cumplirá 33 años, ya había pasado por el quirófano en mayo de 2019 tras la derrota del Barcelona ante el Liverpool en Anfield y antes de la final de la Copa del Rey frente al Valencia. El 9 había estado toda la temporada con cuidados especiales en la rodilla derecha. Un problema que empezó a sufrir en la Supercopa de España de 2017 ante el Real Madrid. En su momento, y siempre bajo la supervisión de los médicos, siguió un tratamiento conservador. Pero a finales de la campaña pasada, el exdelantero del Ajax y el Liverpool dijo basta. Deseaba llegar en buenas condiciones para disputar la Copa América, en Brasil.

La decisión de Luis Suárez de operarse antes de la final de la Copa del Rey, ante el Valencia, fue cuestionada en el vestuario. El Barça perdió el título. Suárez explicó: “La lesión que me llevó a pasar por el quirófano fue a causa de una rotura de menisco que sufrí en la eliminatoria contra el Liverpool. Es por ello que me vi obligado a ser operado y perderme la final ante el Valencia en contra de mi voluntad”, justificó el 9 azulgrana en un comunicado. Jugó los cuatro partidos de Uruguay en la Copa América, el pasado verano, y marcó dos goles.

Ocho meses después, Luis Suárez ha vuelto a pasar por el quirófano. No cuenta el Barcelona con un sustituto natural para el uruguayo. Lo intentó durante dos temporadas con Paco Alcácer, pero el delantero valenciano, cansado de sentarse en el banquillo, se marchó al Borussia Dortmund. Tampoco incomodaron al charrúa los canteranos Munir y Sandro. “Si me traen un compañero más para competir, será la misma presión que la que tendré jugando cada tres días. También hay que pensar en el futuro del club. Como hincha, creo que lo mejor que tendrían que hacer es buscar un delantero joven o hecho para que tenga la posibilidad de disfrutar ser el 9 del Barcelona cuando yo ya no esté aquí”, subrayó Luis Suárez el pasado diciembre en una entrevista a beIN.

En el mercado de invierno de la campaña pasada, la secretaria técnica que lidera Eric Abidal fichó a Boateng para que compitiera con el uruguayo. El jugador ghanés, que llegó cedido del Sassuolo, disputó cinco partidos, y no marcó. Sin soluciones en La Masia, el 9 del filial, Abel Ruiz, apenas jugó un partido con el primer equipo, el Barcelona invirtió 120 millones de euros en Griezmann. Entendían en la dirección deportiva que el francés podía ocupar la demarcación de Luis Suárez, como también la de Messi y la de extremo izquierdo, en la que se ha ganado un lugar junto al uruguayo y el argentino.

También Messi puede volver a jugar de falso 9, como lo hizo durante seis temporadas desde 2009 hasta 2014, justamente hasta que Luis Suárez llegó al equipo que entonces dirigía Luis Enrique. Las opciones para reforzar la delantera del Barcelona se minimizan en el mercado de invierno. La secretaría técnica no cuenta con demasiado dinero para invertir y vería con buenos ojos potenciar a los canteranos, Ansu Fati y Carles Pérez.

Luis Suárez podrá regresar al trabajo junto a sus compañeros en mayo. Se perderá, en principio, 17 partidos de LaLiga, incluidos el clásico ante el Real Madrid (1 de marzo) y el encuentro ante el Atlético (26 de abril). Además, no podrá estar en el comienzo de la Copa del Rey y, si el Barça se clasificara, solo podría sumarse a la final de la Champions, el 30 de mayo. Momento para Griezmann y la cantera en el Barcelona cuando todavía no se sabe si el banquillo del Camp Nou cambiará de líder.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información