Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ansu Fati pone en jaque a Dembélé

El canterano, de 17 años, se afianza en el primer equipo ante el titubeante francés y el club ya trabaja en una nueva renovación

Ansu Fati intenta escapar de Coufal, del Slavia, el martes en el Camp Nou.rn rn rn Ampliar foto
Ansu Fati intenta escapar de Coufal, del Slavia, el martes en el Camp Nou. ERIC ALONSO

El pasado 31 de octubre, Ansu Fati cumplió 17 años. Ya tiene un lugar en el vestuario del campo Tito Vilanova, la casa del primer equipo del Barcelona en la Ciudad Deportiva. El protocolo dice que los chavales del filial que suben a entrenar con el Barça se cambian en su camerino y después recorren a pie lo más de 100 metros que separan el vestuario del B del campo Tito Vilanova. Ansu Fati no lo hace, tampoco Carles Pérez. La situación de los canteranos, sin embargo, es diferente. Mientras Pérez, 21 años, todavía con ficha del filial, ya jugó las últimas dos campañas en el B, Fati debería estar en el Juvenil A. Lo sabe y no lo olvida.

En los dos desplazamientos del Barcelona en la Champions, el juvenil A viaja en el chárter con el primer equipo para disputar su partido de la UEFA Youth League. Fati encara para el fondo del avión, lugar reservado para los canteranos. Tampoco a nadie le extraña cuando se asoma por la Ciudad Deportiva a ver los encuentros del Juvenil ni cuando va al Estadi Johan Cruyff a ver al filial. Y no se quiso perder la presentación del fútbol formativo del Barcelona, el miércoles. “Me ha gustado ver a jugadores como Ansu Fati o Carles Pérez, que juegan habitualmente en el primer equipo”, celebró el presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu.

“Estos son mis compañeros y lo seguirán siendo. Me paso todo el día con ellos y nada va a cambiar por estar ahora ahí arriba”, contó Ansu Fati. Pero hay situaciones que sí cambian para Fati. Después de renovar su contrato en septiembre hasta 2022, en el Barça ya se habla de una nueva renovación para el canterano récord, que cuenta con la marca de ser el futbolista más joven en debutar en Champions con la camiseta azulgrana y el segundo más novato en estrenarse en LaLiga. En la secretaría técnica lo tienen claro. “Si tiene que dejar el primer equipo, que no lo tenemos tan claro, su lugar estará en el B. No jugará en el Juvenil”, explican. Si Fati aprovechó las lesiones de Messi, Suárez y Dembélé para colarse en el Camp Nou, ahora ya se anima a poner en jaque el puesto del francés, siempre talentoso, a menudo extraviado en el campo.

Frente al Slavia Praga, Fati reemplazó a Dembélé. “El otro día, que era un partido cerrado, se podía aprovechar la velocidad de cualquiera de los dos”, explicó Valverde. El problema para el Barça es que al francés le gusta recibir el balón al pie. “Al final, era Semedo el que rompía”, añadió el técnico. Hasta que saltó al campo Fati. “Veo a Ansu mejor entrando en las segundas partes que cuando lo hace desde el inicio. Eso no significa que no pueda ser titular ante el Celta”, completó Valverde. El delantero de origen guineano lleva en La Masia desde los 10 años. Entiende el fútbol azulgrana, sabe abrir el campo y, sobre todo, se entiende con Messi.

Ante el Slavia en los 25 minutos que estuvo en el campo conectó cinco veces con el argentino y le cedió un pase genial con el exterior, que Messi no pudo definir. Griezmann jugó los 90 minutos. Solo se encontró con el 10 en cuatro oportunidades. “Se habla mucho de la conexión entre Messi y Griezmann y todo es más sencillo. Antoine está en un proceso de adaptación. A Neymar también le costó el primer año. Él se tiene que acostumbrar al equipo y el equipo a él”, justificó Valverde, que se siente respaldo tras el irregular comienzo de temporada. “El otro día comí con Bartomeu [presidente del Barcelona]. En ese sentido el club siempre me ha apoyado”, dijo el Txingurri.

Con Suárez tocado [ayer trabajó con sus compañeros y recibió el alta médica] y Dembélé en su laberinto, Ansu Fati está listo para el Camp Nou. Y eso que no olvida a sus compañeros del Juvenil A.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información