Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paco Alcácer: “Dortmund es un sentimiento futbolístico”

El delantero valenciano explica su éxito en la Bundesliga tras su “complicada” experiencia en el Barça

Alcácer, durante el Borussia-Bayer Leverkusen. Ampliar foto
Alcácer, durante el Borussia-Bayer Leverkusen. EFE

Después de marcar 43 goles en 124 partidos en el Valencia, Paco Alcácer (Torrent, 26 años) fue fichado por el Barcelona en 2016. No era una misión fácil; tenía que hacerse un hueco en una delantera colonizada por una de las mejores sociedades de la historia: Messi, Luis Suárez y Neymar. El adiós del brasileño en el verano de 2017 no mejoró su situación y la pasada campaña se marchó al Borussia Dortmund. La Bundesliga despertó la mejor versión del delantero valenciano: 26 dianas en 38 duelos y un nuevo visado para la selección española después de 11 meses de ausencia. Los goles llegaron también con La Roja: 12 en 17 duelos, nueve a un toque, de primera. Ahora, en pleno estado de gracia, el Borussia Dortmund, segundo en su campeonato con nueve puntos, uno menos que el RB Leipzig y uno más que el Bayern Múnich, recibe al Barcelona el martes en el inicio de la Liga de Campeones. Alcácer volvió a marcar el sábado en el partido contra el Bayer Leverkusen (4-0) y totaliza cinco tantos, los mismos que Werner y dos menos que Lewandowski.

Pregunta. ¿El gol es intuición o trabajo?

Respuesta. Intuición. Es una situación que analizas en el momento, no lo tienes pensado. Si veo a un compañero con el balón, tiene una buena posición y capacidad para centrar y hay un espacio libre yo lo intento ocupar. A fin de cuentas, se trata de ver dónde puede caer el balón y dónde puedo rematar cómodamente.

P. ¿Cómo se recupera la confianza?

R. La clave para cualquier futbolista, no solo para mí, es la confianza que tienes en ti mismo. Y cuando confían en ti es cuando la puedes recuperar fácilmente. En el Dortmund, me pasó eso.

P. ¿Usted había perdido la confianza o no se la daban en el Barcelona?

R. Pasé dos años en Barcelona muy complicados. No jugaba casi ni dos partidos seguidos. Y desde que he llegado a Dortmund y he tenido minutos y la confianza de todos para poder jugar y hacer lo que sé. Eso ha hecho que recupere el nivel que podía llegar a tener.

P. ¿En los entrenamientos en el Barça hacía muchos goles?

R. Los entrenamientos son una cosa y los partidos otra. Siempre, tanto aquí como en el Barcelona o en el Valencia, he buscado entrenar al cien por cien. Se meten goles, sí; pero al final lo que cuentan son los que se hacen el fin de semana. Y si no tienes esos minutos, es muy complicado.

P. Entonces, ¿cómo se puede ganar el lugar un delantero?

R. Lo que está en mis manos es trabajar. No puedo decidir si juego o no. Un club me ficha para entrenar, porque para jugar depende del entrenador, que es el que decide.

P. Insiste mucho en lo poco que jugó en el Barça, ¿tanto le afectó?

R. No es que me afectara, pero al final se aprende. Maduras en otro tipo de cosas, diferentes a las que cuando juegas. Está claro que cualquier futbolista quiere jugar, sino es que te da igual el fútbol. A mí que me divierte jugar, lo único que quiero es tener minutos [En una entrevista concedida a la SER afirmó: “En Barcelona mucha gente se portó muy bien conmigo, pero otra gente se portó muy mal”, sin especificar quienes después de matizar que “los compañeros siempre estuvieron conmigo”].

P. ¿Qué aprende cuando no juega?

R. Cuando estás al lado de esa clase de jugadores top a nivel mundial se aprende. Después, depende de cada uno si quiere o no fijarse en los otros compañeros. Si se distinguen por las cifras es porque algo tienen.

Cuando no juegas maduras en cosas diferentes de cuando juegas

P. ¿Cifras que ya tenían antes de que llegara?

R. Sí, por supuesto. Pero cuando un club va a por ti es porque confían y crees que algunos partidos te darán. Son momentos, en los que se deciden y que pueden salir bien o mal.

P. Usted era un jugador importante en el Valencia, un ídolo de Mestalla, y su salida por 30 millones más cinco de variables provocó un conflicto importante en la institución.

R. Estaba jugando bien, pero se dieron una serie de circunstancias para que se hiciera la operación. Me resultó mucho más difícil salir del Valencia que del Barça</CF>.

P. ¿Se ha acostumbrado a superar adversidades?

R. Cuando falleció mi padre, después de un palo tan duro, tenía dos opciones: irme, entre comillas, por la mala vida o hacer lo que hice. Siempre está, claro, la opción de quedarte cabreado. Estoy muy orgulloso de cómo han ido las cosas. Es lo que hubiera deseado mi padre. Tenía 17 años entonces y mi carrera estaba a punto de empezar. Maduré muchísimo. Y eso fue lo que me empujó para todo.

El gol es intuición; se trata de ver dónde puede caer el balón y rematar

P. ¿Era madurar o madurar?

R. Es difícil tomar decisiones cuando eres un niño o un joven. Si siendo maduro te puedes equivocar… Al final, tienes que afrontar tus decisiones. A mí nadie me ha regalado nada y gracias a todo eso estoy donde estoy.

P. ¿Cómo es Dortmund?

R. Es sentimiento futbolístico, creo que no hay una mejor manera de resumirla. Una manera especial de sentir el fútbol. Toda la ciudad está vinculada al equipo y, al final, los jugadores que venimos aquí tenemos eso muy presente. Y eso te da ganas. No quieres viajar, quieres jugar en casa porque es estar en familia.

P. ¿No había vivido nada igual?

R. Es diferente de España. Aquí todos los partidos, sea contra el equipo que sea, juegues contra el primero o contra el último, el campo está lleno. En España, en esos partidos que se dicen que no son bonitos de ver, o que son en horas extrañas para la gente, los campos no se llenan. Aquí no hay un partido feo.

P. ¿Cómo ve al Barcelona de Valverde?

R. Ha empezado la temporada de una manera un poco complicada, pero seguro que darán la vuelta a la situación cuando menos se espere.

Me resultó más difícil salir del Valencia que salir del Barcelona

P. ¿Hablan entre ustedes de que puede ser el momento para sorprender al Barça?

R. Cada partido es un mundo. Yo recuerdo que acudí una vez con el Valencia en LaLiga, un encuentro en el que estaban todos sus mejores jugadores, y ganamos. Y en la Copa… nos metieron siete. Pero hay muchas cosas que están en nuestras manos; si hacemos un partido perfecto, podemos hacer algo. Tenemos un buen equipo.

P. Luis Suárez reapareció el sábado contra el Valencia precisamente después de una lesión y hay serias dudas sobre la presencia de Messi en Dortmund [El capitán se ejercitó en el último entrenamiento con la plantilla y no se descarta que pueda viajar hoy a Alemania]. ¿Ayudaría al Borussia Dortmund qué no este Messi o que no esté aún en forma?

R. Un poquito sí que nos facilitará las cosas[SE RÍE]. El Barça no solo es Leo. Tiene muchos jugadores de calidad y puede pasar cualquier cosa, pero si no está Leo, mucho mejor.

P. Jadon Sancho parece ser también un jugador elegido para ser una figura. ¿Cómo le definiría usted que es su compañero?

R. Si sigue en la misma línea que hasta hora, si mentalmente es fuerte, estoy seguro de que va a llegar muy lejos. Puede ser un futbolista de clase mundial, ciertamente. Tiene muchas cualidades; diría que lo tiene todo para llegar a la elite.

P. El regreso a la selección, y sus dos goles en el último partido del Molinón contra las Islas Feroe, confirman su excelente momento de forma.

R. Estoy muy contento por la oportunidad que se me ha dado y de haber podido responder a la confianza. Las cosas se están haciendo bien en la selección.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información