Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Terranova y Sunderland, nuevos líderes del Dakar

La segunda etapa, accidentada, hace perder minutos tanto a Price como a Peterhansel y propicia cambios en la clasificación. Sainz, segundo de la general

Sam Sunderland, en acción en la segunda etapa. Ampliar foto
Sam Sunderland, en acción en la segunda etapa. EFE

Giniel de Villiers (Toyota) logró la primera victoria de etapa en el Dakar en coches. Después de una primera jornada en la que pinchó hasta en cinco ocasiones, el sudafricano fue uno de los pocos que no cometió errores. La navegación era especialmente compleja y ahí adelantó a Yazeed Al-Rajhi, el piloto local, que salió lanzado y solo perdió la cabeza de la carrera en los últimos kilómetros. De Villiers le sacó 3m 57s al segundo, Orly Terranova (Mini), que es el nuevo líder de la competición, y 13m 05s a Carlos Sainz (Mini), finalmente sexto y segundo en la general después de que Peterhansel cediera 22m 15s respecto al ganador. Al Attiyah (Toyota) terminó quinto (a 11m 46s) y es el tercero de la general.

Fue una etapa en la que pasaron muchas cosas, los favoritos cometieron errores y perdieron mucho tiempo. Especialmente Alonso, que no se cuenta entre los favoritos pero sí es de los que más expectación levante. El español se quedó tirado en el kilómetro 160 de la especial. La rueda de su Toyota quedó destrozada, aunque después de casi tres horas pudo arreglarlo y remprendió la marcha.

Sunderland, nuevo líder en motos

El año pasado fue el mejor debutante del Dakar en moto. Terminó la prueba en la 19ª posición. Y este lunes se ha regalado una alegría. Ross Branch (KTM, Bas Dakar Team), de 33 años, ha ganado la segunda etapa del Dakar en su segunda participación en la prueba. El de Botswana, un referente en motocross, buen piloto de cross-country, salió a toda mecha desde la 14ª posición. Y aprovechó los fallos de los mejores pilotos de la categoría. Aunque fue Sam Sunderland, vencedor en 2016, quien sacó mayor provecho de la jornada. Segundo, a 1m 24s del ganador, es ahora el nuevo líder. A 2m 21s, tercero, terminó Quintanilla (Husqvarna).

Toby Price, el campeón de 2019, y Matthias Walkner, que abrían pista, pagaron el pato en esta etapa de difícil navegación (como parece que va a ser todo el rally) que les llevaba hasta Neom. Sin perder de vista el Mar Rojo, la especial de 367 km se corría básicamente por caminos de tierra. Y ahí puso el ojo Joan Barreda, un piloto rapidísimo, que se puso en cabeza después de 159 km. Sin embargo, falló, también. Se cayó en una zona de piedras mirando el libro de ruta cuando se fue al suelo, también se perdió al cabo de unos kilómetros. Aunque a pesar de todo acabó cediendo 4m 57s.

Este lunes era importante no equivocarse de pista. Era importante no romper. Empezaba la etapa maratón para las motos. Al terminar la especial solo les están permitidos 10 minutos para reparaciones mecánicas a su llegada al vivac. Las ruedas, además, no pueden cambiarse. Pilotos como Barrera o Laia Sanz, que también sufrió una caída –cayó en la primera parte de la especial y terminó cediendo 43 minutos–, pueden acusarlo mucho en la etapa de mañana, pues no contarán con ayuda mecánica hasta que regresen al campamento.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >