Koeman: “¿Messi? A partir de mañana ya no habrá más margen para descansar”

Por segundo partido consecutivo en la Champions, el capitán azulgrana no viaja con el equipo

Koeman saluda a Messi, tras el último partido del Barcelona.
Koeman saluda a Messi, tras el último partido del Barcelona.LLUIS GENE (AFP)

La trayectoria del Barcelona de Ronald Koeman en la Champions es perfecta: cuatro partidos, cuatro victorias. Y el equipo ya está clasificado para los octavos de final. En LaLiga, sin embargo, el Barça está séptimo, a 10 puntos de líder, la Real Sociedad. El conjunto azulgrana, en cualquier caso, ha jugado dos partidos menos respecto del cuadro de San Sebastián. Koeman pone el foco en LaLiga y para el duelo ante el Ferencváros en Budapest (este miércoles, a las 21.00 en Movistar Liga de Campeones 2), Messi, Ter Stegen y Coutinho se quedan en Barcelona. El rosarino no viaja en la Champions por segundo partido consecutivo. “Entiendo que no es habitual, pero en el calendario de esta temporada había dos momentos para que descanse Leo: Kiev y mañana. Ya estamos clasificados. También influye el hecho de poder darle oportunidades a otros jugadores. El partido del sábado [en Cádiz] es muy importante en la Liga”, explicó el preparador azulgrana.

Acostumbrado a participar en casi todos los partidos del Barcelona durante cada temporada, resulta novedoso el nuevo rol de Messi. “Leo es un jugador que quiere jugar siempre y esa mentalidad es muy buena. Es la que se necesita en una plantilla”, dijo Koeman. Y contó cómo fue el proceso para dejar a Messi en Barcelona por segundo partido seguido en la Champions. “Todas las decisiones las comento con los jugadores. Yo les pregunto, pero la decisión final es mía. A partir de mañana ya empezamos a jugar cada tres días y no habrá más margen para descansar”, subrayó.

Messi, además, ha mostrado también un papel diferente en el campo. El argentino lleva siete goles y cuatro asistencias en 12 partidos. “Leo siempre es Leo, tiene mucha importancia, sobre todo en el ataque. Si le llega al balón hay movimiento, sus pases tienen mucha calidad. No siempre se pueden meter 30 goles, pero sigue siendo un jugador importante y decisivo en nuestro ataque”, sostuvo Koeman. El preparador azulgrana no está preocupado por el ataque; sí, en cambio, por la defensa. No cuenta con Piqué, Umtiti y Araújo (lesionados) y Lenglet no pudo completar el partido ante Osasuna por un golpe en el tobillo derecho.

Umtiti participará este miércoles en un partidillo en el que jugarán los jugadores del filial y del juvenil con los que no viajan del primer equipo a Budapest. “Umtiti jugará mañana con el Barça B y está cerca de volver”, dijo Koeman. Lenglet, por su parte, viajará a Budapest, junto a Mingueza (jugó los últimos dos partidos) y al también canterano Arnau Tenas. “Para mí es mala suerte más que otra cosa lo que nos ha pasado con los centrales. La situación económica también ha influido en este sentido, pero sirve para dar minutos a los jóvenes, a la gente del club. Así hemos trabajado siempre en Holanda y descubres a buenos jugadores”, analizó Koeman antes del duelo ante el Ferencváros. “Espero un partido complicado, tienen jugadores con mucha calidad arriba. Ya tenemos la experiencia del primer partido. Hay que controlar su juego ofensivo e intentar hacerles daño con los espacios que nos dejen. En su último partido ante la Juve jugaron bien, con cinco defensas y hasta el último minuto fueron empatados. Lo más importante es clasificarnos y ya lo hemos hecho, pero la mentalidad tiene que ser jugar bien y ganar todos los partidos”, cerró Koeman.

Sobre la firma

Juan I. Irigoyen

Redactor especializado en el FC Barcelona y fútbol sudamericano. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS. Ha cubierto Mundial de fútbol, Copa América y Champions Femenina. Es licenciado en ADE, MBA en la Universidad Católica Argentina y Máster de Periodismo BCN-NY en la Universitat de Barcelona, en la que es profesor de Periodismo Deportivo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS