MASTERS DE AUGUSTA

Tormenta a lo grande en Augusta

Tiger, Rahm y DeChambeau están arriba arriba en una primera jornada del Masters que no se completa por el retraso tras la lluvia

Rahm, en el hoyo 11.
Rahm, en el hoyo 11.Curtis Compton / AP

El cartel anunciaba a Bryson DeChambeau como el púgil protagonista de la velada. Estadounidense, 27 años, el mayor pegador del circuito, terror de Augusta. Levantó los puños DeChambeau, un saco de músculos, y pegó, vaya si pegó, aunque algunos de sus esperadísimos mamporros acabaran en el aire. El Masters abrió por fin las puertas del cielo verde (parecía que nunca iba a empezar; al retraso de siete meses en el calendario por la pandemia se unió la interrupción de tres horas por la lluvia al poco de comenzar), y bajo sus focos se desató la verdadera tormenta. Un ejército marcha en busca de la chaqueta verde. Paul Casey fue un metrónomo con cinco birdies y un eagle para firmar -7, Tiger Woods dejó claro que tendrán que matarle mil veces por mucho que le duelan los huesos (-4), Jon Rahm sabe que esta es la suya, y no quiere dejarla escapar ni una vez más (-3), DeChambeau mezcló lo fino y lo grueso (-2)... La jornada no pudo completarse por la falta de luz y dejó en la persecución a otro puñado de ilustres: Justin Thomas (-5), Dustin Johnson (-3), Justin Rose (-3)... Se ha hecho esperar el Masters. Valió la pena.

Que Jon Rahm está maduro para ganar el Masters se vio en el primer asalto. Después de perder la calle en el hoyo 11 (su segundo del día, comenzó por el 10), cargó muy pronto con un bogey al que sumó otro en el hoyo siguiente, en el corazón de un vacío y triste Amen Corner, al errar un putt corto. Su sangre caliente podría haberlo hecho perder la perspectiva en otro momento. Ya no. Con 26 años cumplidos el martes, Rahm juega con la pasión del aspirante y la paciencia de quien ha sido número uno del mundo. Solo tardó un golpe en enderezar el rumbo. La salida del 13. Par cinco. El vasco la jugó con escuadra y atrapó el birdie redentor. Demonios fuera. Rahm no se dobla en los malos momentos.

Los primeros nueve hoyos los cerró con el puño cerrado por otro birdie y en la segunda vuelta llegó la explosión. Su segundo golpe en el hoyo 2 se ganó un hueco de privilegio entre lo mejor del día. Dirección a bandera para el eagle. Con la moral disparada, aceleró con otra lección desde la calle en el 3 para rebajar más el marcador. Y aunque descontó un golpe en el 7 (putt fallado, bogey) y no sacó juego al par cinco del 8, está sentado en la zona noble. Son ya ocho rondas seguidas bajando del par en Augusta. Mucho mérito. "Han sido muchos altibajos porque me costó acostumbrarme. Me he levantado a las cuatro y media de la mañana y cuando iba al tee para salir se ha suspendido..., pero estoy feliz, es un buen inicio de torneo. Lo habría firmado antes de empezar el día”, analizó.

Rahm tenía primera fila para el espectáculo DeChambeau. El cañonero apareció con la puntería desviada. Y la potencia sin control... Como ejemplo el hoyo 13. A una mala salida siguió otro mal golpe, la bola perdida en los arbustos y doble bogey. Sin los mapas de greens que no se permiten en Augusta, y que el americano sabe leer como nadie, le faltó seguridad. Aun así dejó dos derechazos para sacar los prismáticos. En el hoyo 5 mandó la bola a 317 metros. En el 9, a 333. Hasta a las cámaras de televisión les costaba seguir el misil por el cielo. Junto a Rory McIlroy y Cameron Champ, en la corte de los mayores pegadores. Su penitencia, que solo cogió ocho calles de 14 (57%), por las 12 de 14 de Rahm (85%).

Por ahora, la chaqueta es de Tiger, firme como un roble. Sin líos desde la salida, con buenas recuperaciones, fiable en el juego corto, sin ningún bogey por primera vez en sus últimas 106 rondas en un grande. Y sonriendo mucho durante el día. Es la magia de Augusta, que rejuvenece los espíritus. Como si el tiempo no hubiera pasado, por ahí se baten Langer y Olazabal. El doble campeón marchaba +2 tras ocho hoyos. El otro español en liza, Rafa Cabrera, fue cara y cruz: tres birdies en los cuatro primeros hoyos y dos bogeys y un doble bogey en los cinco últimos (+1).

Clasificación completa tras la primera jornada.

Tv: Movistar Golf, de 13.30 a 23.30.

Más información

Lo más visto en...

Top 50