El Madrid quiere, el Barça no puede

Koeman tendrá que persistir con la mudanza. Hoy, al equipo no le amparan en los despachos. Tampoco le consuela Messi, en parte consumido por los tiempos tan tormentosos que se viven en la entidad

Messi disputa un balón con Sergio Ramos durante el Clásico en el Camp Nou este sábado.
Messi disputa un balón con Sergio Ramos durante el Clásico en el Camp Nou este sábado.ALBERT GEA / Reuters

Esta vez quiso y pudo el cuajado Real Madrid del espartaco Sergio Ramos. Quiso y no pudo el tierno Barcelona del atribulado Messi. De un partido sin grandes descorches —no están uno y otro para confetis— sacó provecho el equipo de Zidane. Nada que ver con el haragán Real que tiró de la cadena frente al Cádiz y el Shakhtar. El fútbol, aún en tiempos de sobrecogedor silencio, es un motor de emociones. Las tuvo el Madrid del Camp Nou, donde no había un cartel menor como dio por hecho en sus fracasados retos anteriores. El clasicazo no le alcanzó al Barça para subrayar la transición a la qu...

Más información

Lo más visto en...

Top 50