premier

La Premier le gana el pulso al United y el Liverpool

Los equipos ingleses rechazan el proyecto de reforma sobre la competición que demandaron los dos clubes más potentes del país

Klopp, durante el Aston Villa-Liverpool.
Klopp, durante el Aston Villa-Liverpool.PETER POWELL / Reuters

El Manchester United y el Liverpool, rivales acérrimos sobre el tapete y los clubes con más heráldica y títulos en Inglaterra, unieron sus fuerzas y pensamientos para promover una reforma de la competición enmarcada bajo el nombre Big Picture. Pasaba por reducir la Premier de 20 a 18 equipos, y abolir la Copa de la Liga y la Community Shield, entre otras medidas, para reducir la acumulación de encuentros. Sin embargo, la Premier al completo se ha negado al cambio.

Señalaba The Telegraph, rotativo que dio la exclusiva, que tanto el United como el Liverpool acordaban que, a cambio de la reforma en la Premier, se dotaría de unos 260 millones de euros a la English Football League (EFL) –agrupación de los 72 equipos de las tres categorías inferiores a Primera-, el 25% de los ingresos anuales de los derechos televisivos, ayudar en los transportes a los aficionados y fijar en 26 euros el precio máximo por entrada para los aficionados visitantes. Parecía que todos podían estar contentos: hinchas y clubes de menor entidad, como expresó el presidente de la EFL, Rick Parry. Pero la letra pequeña no lo era tanto porque como contrapartida pedían asumir la toma de decisiones junto a los otros cuatro equipos del Big Six (Arsenal, Chelsea, City y Tottenham), además del Everton, Southampton y West Ham, entidades con más años en la élite. Solo ellos nueve tendrían la palabra y no como ocurre en la actualidad, donde cada club tiene voz y voto.

Tras la negativa de la Premier, de la Federación Inglesa (FA) e incluso del Gobierno a tomar una decisión de forma unilateral –el poder era de la Premier, pero se sabe que no le convenía estar a malas con los dos clubes más poderosos y que más ingresos generan-, ambas partes se han unido tras unos días de deliberación. “Los clubes trabajarán juntos en un proceso abierto y transparente, concentrándose en la estructura, el calendario y la sostenibilidad financiera de la competición. Este proyecto tiene todo el apoyo de la federación inglesa e incluirá la unión con todos los entes relevantes, incluyendo los aficionados, el Gobierno británico y la EFL”, rezó un comunicado público de la Premier. Así, a falta de pulir ese cambio que podría darse más adelante, se ha acordado, por el momento un paquete de unos 55 millones de euros como ayuda para los clubes de League One y League Two (Tercera y Cuarta), que se sumarán a los 30 millones que ya han aportado para la EFL en concepto de solidaridad debido al coronavirus.

Desde la FA también se pronunciaron. “Es responsabilidad de la Federación decidir sobre las competiciones en Inglaterra -incluyendo cualquier nueva competición propuesta- y también la de dar las licencias, mediante la UEFA, para jugar en Europa. Sigamos trabajando juntos para determinar qué es lo mejor para el fútbol inglés, con diálogo entre todos los protagonistas. Hay más que economía en nuestro deporte. Los cambios deben beneficiar a los clubes, a los aficionados y a los jugadores, no sólo es un balance económico”. Por lo que el United y el Liverpool, deberán aguardar a esa posible reformulación deportiva, económica y sobre todo de poder en la toma de decisiones.

Lo más visto en...

Top 50