FC BARCELONA

El Barça se queda sin Eric García

El club cede a Todibo al Benfica y traspasa a Rafinha al PSG gratis, pero no puede fichar al central del City ni a Depay por falta de liquidez

Eric García frente al Bournemouth, durante esta temporada.
Eric García frente al Bournemouth, durante esta temporada.MIKE EGERTON / AFP

El área deportiva del Barcelona lo intentó hasta última hora, en un día de trasiego absoluto con llamadas y reuniones telemáticas, mensajes de móvil y conversaciones cortantes. Necesitaba el club azulgrana hacer caja con traspasos para poder fichar, pero no dio con la fórmula y se quedó con las ganas de fichar a Eric García, central del Manchester City, y Memphis Depay, delantero del Olympique de Lyon. Señal de que el Barça ya no tiene el poder adquisitivo ni de seducción de antaño.

Sí que cerró el club azulgrana la cesión de Jean-Claire Todibo al Benfica, que paga dos millones de euros y el salario del jugador por dos temporadas, al tiempo que se guarda una opción de compra de 20 millones. Además, el Barca fraguó el traspaso de Rafinha al PSG –club que le ha negado sistemáticamente jugadores como Marquinhos, Thiago Silva, Di María, Rabiot, Verratti… y el regreso de Neymar- sin un pago fijo inicial pero con tres millones en variables, además de un 35% de una futura venta. Un precio muy a la baja (repetido en este mercado como ocurrió con Arturo Vidal o Luis Suárez, también con Rakitic porque se quedó en 1,5) de lo que pretendía sacar al inicio del verano, pues lo cifraba en torno a los 16 millones.

Para Ronald Koeman el fichaje de un zaguero era la prioridad, toda vez que ya advirtió que la lista de centrales se le quedaba “cortita” con Piqué, Lenglet y Araujo, ya que apenas cuenta con Umtiti y su maltrecha rodilla. Desde el área deportiva se focalizaron en Eric García, exjugador de la cantera que creció a lo grande a las órdenes de Guardiola, pues ya ha sido titular en dos encuentros de esta temporada, además de los 788 minutos que jugó el curso anterior en la Premier. “No renovará”, admitió Guardiola hace unas semanas. Alas para el Barça, incapaz de dar con la tecla porque con la negativa de Eric a seguir de citizen, el club aceptó escuchar ofertas aunque se negó a malvenderlo. Circunstancia que el secretario deportivo Ramon Planes trató de remendar con diversas ofertas –la última la formuló a las 11 de la noche y por poco no alcanzaba los 20 millones entre fijo y variables-, insuficiente para el área deportiva de Txiki Begiristain.

Pero menos pudo acometer el Barça el fichaje de Memphis Depay porque Dembélé –que en la mañana del lunes acudió a la ciudad deportiva y se marchó, enrabietado, sin entrenarse- no quiso oír hablar del Manchester United. “Queremos una cesión”, solicitaban desde el área deportiva de Old Trafford. Una receta que no le convenía al Barça, necesitado de efectivo para poder traer al delantero que también reclamó Koeman. El futbolista, además, no quería una cesión sino un contrato de larga duración. Por lo que el Barcelona se planteó un préstamo en el caso de que se incluyera la cláusula obligatoria de compra. Tampoco funcionó. Por lo que, dado que el jugador estaba de uña, llegó a ofrecer una cesión a cambio de dinero y el salario íntegro del jugador. “Eso no ocurrirá”, respondieron desde Old Trafford.

Tampoco se pudo dar salida a Braithwaite ni Junior, que no son del gusto de Koeman. Aunque sí que se logró la cesión por un año del lateral izquierdo Miranda al Betis, que asumirá la ficha del jugador.

Más información

Lo más visto en...

Top 50