Liga SmartBank

El Huesca vuelve a Primera un año después

Almería, Girona y Zaragoza jugarán las eliminatorias por el ascenso con Fuenlabrada, Elche o Rayo, y salvación para Oviedo, Málaga y Ponferradina. El Deportivo se jugará la permanencia sin depender de sí mismo

Rafa Mir celebra el segundo gol del Huesca al Numancia.
Rafa Mir celebra el segundo gol del Huesca al Numancia. / Europa Press

El Huesca regresó a Primera un año después de su estreno en la élite del fútbol español. Una prueba de lo bien que está gestionado un club de una capital de apenas 53.000 habitantes y en fase dos flexibilizada por la pandemia del coronavirus. Una entidad que subió en 2015 a Segunda División y que en tres temporadas ya logró un histórico ascenso a LaLiga. El Huesca, otra vez en Primera, era el único equipo que podía ascender si se daban una serie de resultados en esta penúltima jornada. Y la carambola tuvo lugar. Los oscenses derrotaron a un Numancia que se jugaba la vida (3-0), el Almería perdió en Ponferrada (2-1) y el Zaragoza consumó su caída siendo goleado por el Albacete (4-1). Una combinación perfecta y complicada que devuelve a los aragoneses a la élite.

El Huesca hizo un partidazo y se comió de principio a fin a un Numancia que apenas pudo ofrecer resistencia. Fue el portero del conjunto soriano, Dani Barrio, el que mantuvo en el choque a su equipo con sus continuas intervenciones. El encuentro empezó a definirse después de un claro penalti por manos de Héctor Fernández. El penalti lo transformó Rafa Mir, que hizo también el segundo para que Okazaki hiciera el tercero de tacón.

El Almería, a pesar de su derrota, el Girona (2-1 al Cádiz) y este alicaído Zaragoza se aseguraron jugar las eliminatorias por el ascenso. Fuenlabrada, Elche y Rayo (éste con menos opciones) lucharán por la otra plaza de estas eliminatorias. El Oviedo, el Málaga y la Ponferradina se aseguraron la salvación en una emocionante jornada, mientras que Lugo, Albacete, Deportivo y Numancia pelearán hasta la última jornada. Dos de ellos bajarán a Segunda División B. Ojo que el Deportivo, que recibe a un Fuenlabrada que se juega el ascenso, no depende de sí mismo para permanecer en Segunda. La situación es límite para todo un campeón de Liga.

El Huesca ha sufrido la dureza y la igualdad que caracterizan a la Segunda División. En el banquillo, la entidad apostó por Míchel, un entrenador joven, conocedor de la categoría y con una buena trayectoria en el Rayo Vallecano, con el que ya logró subir a Primera. El Huesca empezó con fuerza la temporada, logrando tres victorias en los primeros cuatro partidos. Luego fue alternando rachas victoriosas con otras con derrotas que sembraron ciertas dudas. El Huesca sí mostro siempre una buena regularidad en El Alcoraz, donde solo ha cosechado tres derrotas (Albacete, Rayo y Mirandés), a las que hay que sumar 15 victorias y tres empates. De hecho, es el mejor equipo en casa de toda la categoría y ha sido en su feudo donde ha asentado su segundo ascenso a la máxima categoría.

Veteranía y Okazaki

Esta fuerza en su estadio siempre mantuvo al Huesca en los puestos de privilegio, aunque raramente se colocó en las plazas de ascenso directo a Primera. De hecho, el liderato estuvo casi siempre en manos del Cádiz y la segunda plaza de equipos como el Zaragoza o el Almería. El Huesca solo ocupó puestos ascenso directo en dos ocasiones, y puntuales, hasta la jornada 37, cuando derrotó a Las Palmas (1-0). El conjunto aragonés encontraba premio así a su aceptable rendimiento después del confinamiento.

Los de Míchel han logrado un total de 17 de 27 puntos posibles tras el parón y han desbancado a rivales directos como el Almería o el Zaragoza. Especialmente llamativo ha sido el desplome del equipo que dirige Víctor Fernández. En la pelea por el ascenso directo, acabó ganando el Huesca a sus paisanos del Zaragoza. El buen rendimiento global del Huesca se ha basado en un conjunto de veteranos de amplia experiencia y buen conocimiento de la categoría. Son los casos del defensa Pulido (29 años); Mosquera (32); Luisinho (35); el japonés Okazaki (34); Mikel Rico (35); Ferreiro (32) o Pedro López (36). Futbolistas que han jugado cada uno de ellos más de 30 partidos a excepción de Luisinho (28) y Pedro López (17).

El japonés Okazaki (12 goles) ha sido el máximo anotador del Huesca. Un jugador que ha resultado decisivo en el desarrollo de la temporada. También Rafa Mir desde su llegada en el mercado invernal. Curiosamente, el japonés había sido fichado durante el verano como el fichaje estrella del Málaga. Los problemas económicos del conjunto andaluz provocaron que el nipón recalara finalmente en el Huesca.

Lo más visto en...

Top 50