NFL

Patrick Mahomes, el brazo más caro de la historia del deporte

El 'quarterback', MVP de la NFL en 2018 y ganador de la última Super Bowl, amplía diez años su vínculo con los Kansas City Chiefs tras firmar un contrato sin precedentes de 477 millones de dólares

Mahomes celebra un triunfo en Kansas City.
Mahomes celebra un triunfo en Kansas City.LARRY W. SMITH / EFE

Cuando aún se desconocen las secuelas económicas que dejará la pandemia de la Covid-19, los Kansas City Chiefs hicieron saltar la banca atando a su gran estrella, Patrick Mahomes, con la firma de un contrato sin precedentes en el mundo del deporte. El acuerdo, que entrará en vigor cuando finalice su vínculo de novato en 2022 y unirá los destinos del quarterback y el equipo de la NFL hasta 2032, pasó a ser inmediatamente el mayor de la historia del deporte por cuantía y duración. A sus 24 años, el MVP en 2018 de la mejor liga de fútbol americano y ganador de la última Super Bowl se aseguró cobrar 477 millones de dólares (421 de euros), pudiendo sobrepasar la frontera de los 500 millones en caso de cumplir ciertos objetivos como volver a ganar el campeonato o ser elegido de nuevo como el jugador más valioso.

MÁS INFORMACIÓN

La rúbrica de un acuerdo de tan prolongada duración sorprendió en la órbita de un deporte en el que, por su dureza y crudeza física, las lesiones son el principal impedimento a la hora de llegar a compromisos a largo plazo. Como ocurre también en la NBA, en la que Stephen Curry, base de los Golden State Warriors, es el mejor pagado tras renovar en 2017 por 200 millones y cinco años, los contratos en la NFL no suelen ir más allá del lustro en el mejor de los casos, una especie de dogma que han desmontado los Chiefs. Más comunes son en el béisbol, deporte más que conocido por Mahomes y que registraba los mayores contratos del deporte mundial hasta que Kansas City renovó a su estrella. Sin ir más lejos, hace tan solo un año Mike Trout alcanzó un acuerdo de 12 años con Los Angeles Angels de la Major League a cambio de 426 millones.

Precisamente fue el béisbol el deporte que estuvo cerca de truncar la carrera de Mahomes en la NFL. En 2014, y con apenas 19 años, pudo dar el salto a la Major League (MLB) al ser elegido en el número 37 del draft de 2014 por los Detroit Tigers. Pero cuando todo parecía encaminado a siguiera los pasos de su padre, que jugó casi dos décadas en la MLB, Mahomes optó por rechazar esa posibilidad para alistarse en la universidad de Texas Tech. Allí siguió combinando ambas disciplinas durante un par de años, hasta que en 2016 renunció definitivamente al bate para centrarse en el fútbol americano, en el que vislumbraba más futuro.

Una decisión que se ha confirmado como la acertada a juzgar por su meteórica progresión en tan solo tres temporadas como profesional. Tras pasar su primer año en la NFL en el banquillo, práctica habitual para los quarterbacks novatos, Mahomes se destapó a partir de 2018 como un talento único y generacional capaz de liderar a los Chiefs hacia su primer título en 50 años. Sus lanzamientos sin mirar con el brazo izquierdo más potente de la liga y su facilidad para huir de los placajes rivales han generado un estilo único que ha cautivado al público y han obligado a su equipo a firmar un contrato histórico para retenerle. Aun así, la magnitud del acuerdo no le convertirá en el deportista mejor pagado del mundo, ya que en lo que se refiere a salarios anuales seguirá por detrás de estrellas como Lionel Messi, que cobra 72 millones de euros brutos al año, o Cristiano Ronaldo, que supera los 60, según los datos publicados por la revista Forbes.

“Primer medio billón [en terminología anglosajona] para un jugador en la historia del deporte. Historia”, dijo su agente, Leigh Steinberg, que además consiguió incluir varias fórmulas en el contrato que garantizan que si el quarterback sufriera una lesión que no le permitiera jugar ni un partido más en su carrera tendría garantizados al menos 140 millones. A cambio, el contrato incluye unas cláusulas que, entre otras cosas, impiden a su representado jugar al baloncesto, otra de sus grandes aficiones y que ahora deberá dejar de lado para “asegurar el futuro de su familia”, como declaró el propio jugador.



Más información

Lo más visto en...

Top 50