NFL

Tom Brady, un deportista contra el tiempo

La gran estrella del fútbol americano, de 42 años, se resiste a jubilarse y decide llevar su talento a un equipo de bajo perfil

Tom Brady, durante su última temporada en los Patriots.
Tom Brady, durante su última temporada en los Patriots.Maddie Meyer / Getty Images

A Tom Brady (San Mateo, California, 1977) aún le queda combustible. El mejor lanzador de la historia del fútbol americano, cuantificable por sus seis Super Bowl, ha esquivado el retiro. Esta semana anunció su partida del equipo con el que alcanzó el olimpo, los New England Patriots, y también oficializó su rechazo a la jubilación con 42 años. Firmó un contrato por dos años con los Tampa Bay Buccaneers, un equipo de bajo perfil.

“Si hay una cosa que he aprendido acerca de fútbol americano es que a nadie le importa lo que hiciste el año pasado...Te ganas la confianza y respeto de los que te rodean a través de tu compromiso cada día”, escribió el quaterback en un mensaje en sus redes sociales. Ese leitmotiv le ha valido para mantenerse en activo durante casi dos décadas en la élite de la National Football League (NFL). Aunque su mayor mérito fue el de encumbrar a un equipo como a los Patriots, exiliado de los éxitos antes de su llegada.

MÁS INFORMACIÓN

En la era antes de Tom Brady, los Patriots habían perdido dos Super Bowl (1986 y 1997). Después de Brady conquistaron la NFL en seis ocasiones (2002, 2004, 2005, 2015, 2017 y 2019). Un dominio que ha hecho enfurecer al resto de las franquicias en la Liga. La irrupción de Brady fue inesperada para toda la red de reclutadores de un deporte donde la tecnología permite vislumbrar a los talentos del mañana. En el draft del 2000, la selección de jugadores universitarios, fue seleccionado con el turno 199. El entrenador Bill Belichick le contrató para ser suplente y terminó convirtiéndose en el gran capataz. La dupla de quaterback y entrenador cuajó hasta 2020 con 219 victorias en temporada regular, la cifra más alta para alguien en su posición.

“Tom no fue uno de los jugadores que encajan en nuestro sistema: él fue uno de sus creadores. Tom vivió y perpetuó nuestra cultura. Cada día imponía un ritmo y subía la vara”, dijo Belichick tras la partida de su alumno más destacado. Uno de los grandes momentos fue en el Super Bowl de 2017 frente a los Atlanta Falcons. Los Patriots perdían en el último cuarto 9-28. El inagotable brazo de Brady forzó un inédito empate 28-28. Esa gran final se jugó en los primeros tiempos extra. La capacidad de resurrección fue brutal que terminaron 34-28. Lo nunca antes visto fue plasmado en el campo por Brady.

Uno de los rasgos de Brady fue el de evitar las graves lesiones, habituales en este deporte. Y también estuvo rodeado de jugadores dispuestos a acatar sus órdenes. Uno de los prolíficos fue Julian Edelman, un receptor que echará de menos aquellos pases furtivos. De acuerdo con la cadena ESPN, una serie de jugadores que aún no tienen definido dónde jugar la próxima temporada se han puesto en contacto con los Buccaneers para competir junto a Brady.

Tom Brady salió de los Patriots bajo la etiqueta de agente libre, al restarle seis meses de contrato. Los Patriots no lograron convencer a su gran jugador de permanecer en el equipo. “Deseaba que este día nunca llegara y prefería que Tom terminara su carrera con el uniforme de los Patriots tras otro título del Super Bowl”, escribió el patrón el equipo, Robert Kraft. En su último partido, New England fue eliminado en la ante sala de los playoffs de la NFL, ronda que superaban con facilidad. Brady se veía frustrado y la camarilla de analistas presagiaban su retiro. Y volvieron a fallar. La presentación de Brady en Tampa Bay, equipo de Florida, ha estado paralizada por la emergencia sanitaria del Covid-19. La NFL aún planea arrancar la temporada en septiembre.

El veterano Brady tendrá dos años con los Buccaneers para prolongar su trayectoria. Un epílogo del gran deportista estadounidense que ha esquivado la retirada.

Más información

Lo más visto en...

Top 50