VELA | VENDÉE GLOBE

Vendée-Arctique, la primera gran prueba oceánica del año pone rumbo a Islandia

La regata, considerada la etapa prólogo de la Vendée Globe, permitirá a la flota medir sus fuerzas en una amplia gama de condiciones, similares a las que se enfrentarán en la vuelta al mundo a vela en solitario

La británica Samantha Davies, a bordo del 'Initiatives Coeurs', durante la salida de la Vendée-Arctique, en Les Sables d'Olonne (Francia).
La británica Samantha Davies, a bordo del 'Initiatives Coeurs', durante la salida de la Vendée-Arctique, en Les Sables d'Olonne (Francia).LOIC VENANCE / AFP

Un total de 20 embarcaciones de la clase IMOCA Open 60, de 18,30 metros de eslora, tomaron parte en la salida este sábado a las 15.30 (hora española) de la Vendée-Arctique-Les Sables d’Olonne, la primera prueba oceánica que se disputa tras la pandemia de la covid-19, que servirá para la calificación de algunos de los competidores para la mítica Vendée Globe 2020.

En la línea de salida, con un viento del suroeste de entre 15-20 nudos y el cielo parcialmente cubierto, los monocascos pusieron rumbo a la boya del Instituto Pasteur, ubicada a unas ocho millas al sur, que dejaron a estribor antes de establecer rumbo norte directo a Islandia. La gran sorpresa desde el incio fue Armel Tripon, a bordo del L’Occitane en Provence, que está en la carrera para obtener la calificación formal para la Vendée Globe. Tras él, en el grupo de cabeza, navegaba Jérémie Beyou, a bordo del Charal, junto con el Apivia capitaneado por Charlie Dalin y Kevin Escoffier a bordo del PRB, dos patrones de gran talento que corren la Vendée por primera vez. Al paso por la marca Pasteur pasó primero Tripon, justo por delante de Beyou con Thomas Ruyant en LinkedOut en el tercer lugar, Dalin cuarto y Escoffier quinto.

Un viento del oeste-suroeste, entre 17-20 nudos, acompañará a la flota durante las primeras horas de la regata. Pero a partir de mañana, será algo más complicado, con ráfagas que alcanzarán los 24 nudos y una mar de fondo con olas de hasta cuatro metros. Sin embargo, Jacques Caraës, director de carrera, señaló que “las condiciones son en gran medida manejables para una prueba que tiene el valor de la preparación para el Vendée Globe”.

A las 19.55, Sébastien Simon advirtió a su equipo de tierra que la lámina de estribor acababa de romperse. El Arkea Paprec navegaba a 17 nudos cuando se produjo el daño. Sebastien se dirigió hacia Port-La-Forét, para llegar al puerto a medianoche.

La flota, formada por embarcaciones de cinco nacionalidades, tendrá que afrontar un recorrido triangular inédito de 3.600 millas (alrededor de 6.600 km). Desde Les Sables d’Olonne, en la costa atlántica francesa, ascenderá hasta la latitud 65º grados norte, al oeste de Islandia para descender hasta los 38 grados sur, al norte de las Azores y, regresar al puerto de salida. En total, entre 10 y 12 días de navegación en solitario. Con una distancia similar a la que supone un cruce del océano Atlántico, la nueva prueba ―considerada la etapa prólogo de la mítica Vendée Globe, que mantiene para el próximo 8 de noviembre la salida de su novena edición― servirá para que los patrones pongan a prueba sus veleros, muchos de estos recién salidos de los astilleros y permitirá a la flota medir sus fuerzas en una amplia gama de condiciones, similares a las que se enfrentarán dentro de cuatro meses en la vuelta al mundo a vela en solitario y sin escalas ni asistencia.

Recorrido de la Vendée-Arctique-Les Sables d'Olonne.
Recorrido de la Vendée-Arctique-Les Sables d'Olonne.

Expectación

La prueba cuenta con casi todos los mejores patrones que estarán en la Vendée Globe, a excepción del británico Alex Thomson, a bordo del Hugo Boss, que ha decidido no competir para centrarse en su propia estrategia de preparación en la que será su quinta participación en la mayor carrera oceánica en solitario del mundo. También cinco patrones tendrán la oportunidad de completar formalmente su calificación para la Vendée Globe: Clement Giraud, Hacia un mundo libre de SIDA; Isabelle Joschke, MACSF; Kojiro Shiraishi, DMG MORI GLOBALONE; Sébastien Simon, ArkéaPaprec y Armel Tripon, L’Occitaine En Provence.

Hay una gran expectación por ver en competición a las unidades IMOCA Open 60 con foils (alerones laterales) de última generación con los llamados V2 (alerones extremos en forma de V), que pueden alcanzar velocidades vertiginosas. Entre ellos estarán Jérémie Beyou, Charal; Charlie Dalin, Apivia; Thomas Ruyant, LinkedOut; Kevin Escoffier, PRB y Boris Herrmann, SeaExplorer-YC de Mónaco.

La Vendée-Arctique-Les Sables d’Olonne ha tenido que adaptarse a la situación de salud pública para poder celebrarse. Como resultado, no hubo village, ni público en el puerto de Les Sables para despedir a los participantes. Antes de la regata, los navegantes fueron sometidos a un análisis de sangre y permanecieron aislados durante cinco días. El viernes, los patrones tuvieron que dirigirse directamente a la línea de salida desde su puerto de origen y permanecer en alta mar frente a Les Sables d’Olonne hasta el inicio de la carrera. La llegada de la flota está prevista del 14 al 18 de julio.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50