FASE FINAL DE LA LIGA ENDESA

El Barça gana un duelo marcado por los estragos físicos

Hanga establece la diferencia y el Baskonia no llega a tiempo en un partido presidido por la plaga de adversidades

Hanga anota, ante la mirada de Janning en el Barça-Baskonia.
Hanga anota, ante la mirada de Janning en el Barça-Baskonia.Manuel Bruque / EFE

Después de 100 días sin baloncesto y más de dos meses de confinamiento se temía que pudiera suceder lo que pasó en el electrizante duelo en que el Barça ganó al Baskonia y puso un pie en las semifinales de esta Liga exprés. Hanga fue decisivo y dio el impulso que necesitaba el equipo de Pesic en un tramo final agónico, pero más que por la igualdad, que la hubo, por la desoladora situación física que evidenciaron buena parte de los protagonistas del partido.

Hanga, que definitivamente se ha instalado en la posición de base a la que ha sido reconvertido por su entrenador, decantó la balanza para el Barça con una racha excepcional en los instantes en que más hervía el juego. Sus 10 puntos casi consecutivos dejaron clavado por momentos al Baskonia. Del 58-63 se pasó al 76-67 que abría la autopista a su ciclotímico equipo. El Barça fue tan capaz de empezar como un ciclón (24-11), después de forzar ocho pérdidas de un Baskonia desorientado por la descomunal defensa de su rival, como de pasarse más de cuatro minutos sin anotar (42-45).

La tremenda defensa de los de Pesic se vio zarandeada por un Shields en vena de aciertos, con seis triples y 26 puntos. No hubo quien le echara el lazo, ni Abrines, ni Claver, ni el propio Hanga. Henry le ayudó con una sucesión de penetraciones. Pero el Barça tiró de recursos una y otra vez y cuando no fue Higgins, fue Hanga, y cuando no Mirotic o Davies. Así ganó un partido que le asegura prácticamente un puesto en las semifinales.


El duelo llegó a ser desquiciante porque los dos equipos notaron los estragos del maratón de baloncesto en Valencia. Mirotic notó molestias en los isquios de la pierna derecha. Se retiró nada más empezar la segunda parte, y volvió cuando faltaban siete minutos. Poco antes había sido Fall, el pívot senegalés con pasaporte francés de 2,21 metros, quien se lastimó en apenas unos segundos. Luego, Hanga y Shengelia quienes evidenciaron molestias físicas, aunque se rehicieron y retornaron a la pelea. Poco después fue Henry quien se retiró cojeando al ser relevado por Granger. También volvió. Y Vildoza, con un golpe en la muñeca. A todas estas, el Baskonia realizó un agónico esfuerzo por dar una última vuelta de tuerca, pero un balón recuperado gracias a la presión de Polonara a falta de 19 segundos no fue aprovechado por Shengelia, que falló el triple en la acción que cerró el partido.-

Bouteille pone en órbita a Unicaja

El Unicaja salvó el calvario obligado que se debe atravesar para ganarle en esta inédita fase final de la Liga a un equipo tan joven, desinhibido y talentoso como es el Joventut (89-98). El cuadro malagueño tuvo que esgrimir los mejores argumentos del alero francés Axel Bouteille. Gracias a su formidable exhibición, con 28 puntos, 19 de ellos en el último cuarto, su equipo superó la persistente batalla que le planteó la joven camada dirigida por Carles Duran. El Unicaja pareció poner pronto la directa tras el descanso. Pero los triples de Morgan y Prepelic y la persistencia de jugadores como López-Aróstegui y Ventura, volvieron a meter al Joventut en el partido (67-70), pero el talento desatado de Bouteille causó estragos. El jugador francés llegó al Bilbao en julio de 2019 procedente del Limoges, pero Unicaja, en febrero, pagó más de 100.000 euros por su traspaso.-

El Bilbao sigue vivo a costa del Tenerife

El Bilbao se aferra a la última posibilidad para intentar meterse en las semifinales gracias a su triunfo ante el Ibertostar Tenerife (70-78). El equipo tinerfeño, tras su tercera derrota, queda ya descartado para estar entre los cuatro mejores. El primer triunfo en la fase final del equipo de Mumbrú se fundamentó en su superioridad en el rebote (39-24). Gracias a ello se mantuvo por delante incluso en el descanso (32-33) cuando solo había anotado uno de sus ocho lanzamientos triples. El Tenerife desaprovechó la ocasión porque tres titulares, Marcelinho, White y Díez, no anotaron un solo punto en ese periodo. Salin y Shermadini se quedaron demasiado solo en el ataque. Rousselle dominó el ritmo de juego y cuando su equipo necesitó puntos, anotó. También contribuyó Lammers, y marcaron las diferencias en la segunda parte Rafa Martínez, con 13 puntos y tres triples en otros tantos lanzamientos, y Sulejmanovic, con 10 puntos y otros tantos rebotes.

Lo más visto en...

Top 50